Felipe Ríos en Karlovy Vary con su película «El hombre del futuro»

Felipe Ríos en Karlovy Vary con su película «El hombre del futuro». Es la única película chilena que participa de la competencia principal en el Festival de Cine de Karlovy Vary. Anoche fue el estreno mundial.

Felipe Ríos película

Ubicada en las carreteras de las interminables distancias de los Andes del sur de Chile, la película de Felipe Ríos rastrea a un padre y una hija separados que terminan en el mismo camino solitario del sur. El es un conductor de camión y ella es una autostopista.

El encuentro no planificado ofrece la oportunidad de reconciliación y, posiblemente, un camino hacia un futuro compartido. La película minimalista está ambientada en un entorno mínimo. También ha sido una oportunidad para que Ríos enfrentara su propia relación con su padre.

“El hombre del futuro” es producido por Quijote Films y los coproductores de Chile, Sagrado Cine y La Unión de los Ríos. El célebre cineasta argentino Alejandro Fadel, dos veces participante de Cannes con «The Wild Ones» en 2012 y «Murder Me, Monster», el año pasado, coescribió el guión.

Está protagonizada por la estrella de la televisión chilena Antonia Giesen («Río Oscuro»), Pablo Larraín José Soza («El Club», «Neruda») y la estrella naciente argentina a ambos lados de la cámara, María Alche.

Ríos habló antes de Karlovy Vary sobre la escritura con Fadel, su relación con la historia y sobre quién es el verdadero «Hombre del futuro».

– Esta es la primera película chilena que se proyecta en la competencia principal en Karlovy Vary. ¿Cómo surgió la idea?

– Es un gran honor poder estrenar la película en un festival tan importante y animado como Karlovy Vary. No solo porque es la primera vez que Chile tiene una película en la competencia oficial, sino porque es el resultado de un proceso muy largo. Poder compartir el material por primera vez con el público después de tanto tiempo es muy reconfortante para mí. Tengo mucha ansiedad antes de ver cómo reaccionan los espectadores. Para mí, analizar el material con el público es, de alguna manera, regresar a los orígenes del proyecto, a su premisa, que es viajar, y sentir las emociones de otro.

– ¿Puedes hablar del proceso de escritura de guiones con Alejandro Fadel? ¿De donde vino la historia?

– Alejandro fue clave en el proceso de escritura. Tenía una manera muy diferente de abordar la historia. Desde el principio quiso centrar la historia en torno a Elena, que al principio era un personaje secundario. Siempre tuvo mucho respeto por mi espacio de creación, pero al mismo tiempo siempre mantuvo un fuerte punto de vista, y ese debate constante me ayudó a encontrar una manera adecuada de expresar las emociones que quería comunicar. Creo que el trabajo de Fadel al escribir y filmar, y la actriz principal Antonia Giesen en el plató, me ayudaron a conectarme con el lado femenino de la historia, que en mi opinión es la parte más interesante de la película.

– Michelsen es un hombre que pertenece a un mundo del pasado que está desapareciendo a su alrededor, así que, ¿por qué eligió el título de la película?

– Para mí es muy importante poder capturar espacios, personajes, costumbres y la apariencia de un mundo que está en peligro de extinción, como la Patagonia. Creo que los hombres y mujeres que viven en un mundo tan aislado a menudo carecen de herramientas para expresar sus emociones, tal vez debido a la presencia de un silencio tan profundo que a veces es preferible no hablar. Me conecté mucho con esa forma de relacionarme, aunque soy de la ciudad y soy parte de un mundo supuestamente hiperconectado. Me encuentro incapaz de conectarme emocionalmente con los demás de una manera sincera. Creo que estamos en un mundo donde uno tiende a centrarse en el individualismo y esquivar las relaciones humanas reales. Elena muestra una tremenda valentía al enfrentar a su padre, a quien no ha visto durante años y tratar de curar heridas antiguas. Para mí, ella es el hombre del futuro.

Caribe Mexico