Finca Viña Tarapacá Fundo Rosario, viñedo modelo de Chile

Finca Viña Tarapacá Fundo Rosario, viñedo modelo de Chile. La biodiversidad es el camino en este viñedo chileno, devenido paradigmático, Finca Viña Tarapacá Fundo Rosario.

Finca Viña Tarapacá Fundo Rosario

Olga Barbosa es bióloga y ecologista, experta en biodiversidad en la viticultura, que según ella es “dependiente de la naturaleza”. Recientemente contribuyó con su perspectiva en una mesa redonda sobre biodiversidad organizada por Viña Tarapacá.

El viñedo de la finca Fundo Rosario de la bodega chilena está rodeado por la cordillera de Altos de Cantillana y el río Maipo, límites naturales que encierran más de 2.000 hectáreas de viñedos ubicados en un hotspot de biodiversidad, uno de los ecosistemas más ricos biológicamente, pero amenazados, del planeta.

Según The Critical Ecosystem Partnership Fund (CEPF), existen actualmente 36 puntos críticos de biodiversidad reconocidos: “Para calificar como un punto crítico de biodiversidad, un área debe cumplir con dos criterios estrictos: Contener al menos 1,500 especies de plantas vasculares que no se encuentran en ningún otro lugar de la Tierra (conocidas como ‘especies endémicas). Y ha perdido al menos el 70% de su vegetación nativa primaria”.

Como negocio agrícola productivo, la industria del vino puede competir potencialmente con la biodiversidad, pero el Dr. Barbosa sostiene que, en lugar de representar una amenaza, los viñedos y la naturaleza pueden ser socios compatibles.

“La tierra productiva y la no productiva ya no son dos cosas diferentes”, dice. El medio ambiente total debe considerarse como una sola tierra, donde la agricultura y la naturaleza se apoyan mutuamente.

Hongos y bacterias

“Evitar la homogeneización biótica es importante para retener el terruño”, dice Barbosa. Ella señala como ejemplo que el 80% de las especies de hongos y bacterias se comparten entre el viñedo y el bosque circundante. “Las comunidades de hongos cambian con la distancia”, dice. «A medida que aumenta la distancia, aumentan las diferencias entre las comunidades».

Este es un concepto interesante para los viticultores que están realmente dedicados al terruño. La mezcla única de organismos y microorganismos en un viñedo son contribuyentes indispensables al sentido de lugar.

A medida que las plantas, los animales, los hongos y los microbios del suelo se alejan debido a la destrucción del hábitat, el uso de productos químicos o el monocultivo, la vitalidad del terruño disminuye. La biodiversidad también promueve la polinización, el control natural de plagas y una abundante población de levaduras y bacterias silvestres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Caribe Mexico