Fluvoxamina, antidepresivo bajaría riesgo de hospitalización por COVID

Fluvoxamina, antidepresivo bajaría riesgo de hospitalización por COVID. El antidepresivo fluvoxamina puede reducir el riesgo de hospitalización por COVID, según estudio de revista Lancet.

Fluvoxamina antidepresivo COVID

Un medicamento reutilizado y económico, la fluvoxamina, puede reducir las admisiones hospitalarias en pacientes con COVID-19 de alto riesgo hasta en un 30 por ciento, según un estudio publicado en la revista The Lancet Global Health.

La fluvoxamina se usa actualmente para tratar afecciones de salud mental como la depresión y los trastornos obsesivo-compulsivos. Fue elegido para su estudio como un tratamiento potencial para COVID-19 debido a sus propiedades antiinflamatorias.

Los investigadores trataron a 739 pacientes brasileños con COVID-19 seleccionados al azar con fluvoxamina, y otros 733 recibieron un placebo, entre el 15 de enero y el 6 de agosto de este año.

A todos los pacientes que recibieron fluvoxamina durante el ensayo se les hizo un seguimiento durante 28 días para determinar sus resultados de salud y si aún necesitan tratamiento hospitalario.

El estudio encontró una reducción del 30 por ciento en las hospitalizaciones entre los que recibieron fluvoxamina en comparación con los que recibieron el placebo.

Este efecto aumentó al 65 por ciento entre los pacientes que tomaban todos sus medicamentos, dijeron.

«La fluvoxamina puede reducir la producción de moléculas inflamatorias llamadas citocinas, que pueden ser desencadenadas por la infección por SARS-CoV-2», dijo Angela Reiersen, profesora asociada de la Universidad de Washington en Estados Unidos y coautora del estudio.

En un análisis secundario de pacientes que tomaron al menos el 80 por ciento de las dosis de medicación, hubo una muerte en el grupo de fluvoxamina, en comparación con 12 en el grupo de placebo.

Tratamiento

«La fluvoxamina es, hasta ahora, el único tratamiento que si se administra temprano, puede evitar que COVID-19 se convierta en una enfermedad potencialmente mortal», dijo Edward Mills, co-investigador principal del ensayo y profesor de la Universidad McMaster en Canadá.

“Podría ser una de nuestras armas más poderosas contra el virus y su efectividad es uno de los descubrimientos más importantes que hemos hecho desde que comenzó la pandemia, dijo Mills.

Con un costo de alrededor de cuatro dólares por curso de 10 días, la fluvoxamina podría cambiar las reglas del juego para los países más pobres con bajas tasas de vacunación y sin acceso a terapias COVID-19 más avanzadas, agregó.

Los investigadores observaron que la fluvoxamina se ha utilizado desde la década de 1990 para diversas afecciones y su perfil de seguridad es bien conocido.

Se identificó al comienzo de la pandemia por su potencial para reducir la tormenta de citocinas en pacientes con COVID-19.

Las tormentas de citocinas son respuestas inmunes graves al COVID-19 que pueden causar daños orgánicos potencialmente letales.

Los autores reconocen algunas limitaciones en su estudio.

Señalaron que, aunque la fluvoxamina está ampliamente disponible, no figura en la Lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Es crucial establecer si estos medicamentos se pueden usar indistintamente para COVID-19, así como determinar si la combinación de fluvoxamina con otros medicamentos proporcionará un efecto de tratamiento mayor, dijeron los investigadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Caribe Mexico