Hidrógeno verde en Chile, desafíos regulatorios

Hidrógeno verde en Chile, desafíos regulatorios. Gobierno de Chile quiere transformar al país en productor de hidrógeno verde a nivel mundial y ser actor global de la industria.

Hidrógeno verde Chile

El hidrógeno verde se puede obtener mediante hidrólisis. Se trata de un proceso relativamente sencillo que consiste en separar los compuestos del agua mediante descargas eléctricas. De esta forma se obtienen H2 y O2.

Para que este proceso sea rentable económicamente se necesitan dos elementos fundamentales: electricidad a bajo costo y agua abundante.

Chile cuenta actualmente con electricidad de bajo costo gracias a la introducción masiva de generación renovable no convencional. En el norte de Chile se encuentra el desierto de Atacama, un lugar privilegiado para el desarrollo de plantas fotovoltaicas y plantas de energía solar concentrada. Por otro lado, las costas sur, producto de los fuertes vientos del Pacífico Sur, son un lugar ideal para la generación de energía eólica.

Esta generación de energía es actualmente mayor que las demandas de consumo del país y tiene potencial para seguir creciendo. Se estima que para el año 2030 Chile podrá producir hasta el 70% del excedente energético y será principalmente un exportador de electricidad. Por tanto, este excedente de energía eléctrica barata debería utilizarse para producir hidrógeno verde.

Por otro lado, la abundancia de agua necesaria para producir hidrógeno verde está disponible en todo el país. En el sur, es proporcionado por fuentes naturales de agua dulce. En el norte también hay acceso al agua dulce necesaria para producir hidrógeno verde a partir de plantas desalinizadoras de agua de mar.

Seguridad jurídica

Chile enfrenta dos desafíos principales para convertirse en un exportador relevante de hidrógeno verde. El primer desafío se refiere a la necesidad de desarrollar una regulación integral y completa relacionada con la industria del hidrógeno verde. El segundo, a la necesidad de definir la legalidad del agua dulce producida por plantas desaladoras para el desarrollo de hidrógeno en el norte del país.

Para abordar el primer desafío, el gobierno ha dado los primeros pasos para crear un marco legal, declarando el hidrógeno verde como combustible y no como una sustancia peligrosa. Esto significa que, para fines de marketing y para ciertos estándares de seguridad, se pueden aplicar los estándares de combustible y no el estándar más alto aplicable a las sustancias peligrosas. Pero los esfuerzos del gobierno no se han detenido ahí, también ha creado un plan de acción para definir un marco regulatorio que cubra todos los aspectos necesarios para explotar el hidrógeno verde de manera eficiente.

Las principales agencias gubernamentales involucradas en la regulación necesaria para el desarrollo de la industria del hidrógeno verde son los Ministerios de Energía, Minería, Medio Ambiente y la Superintendencia de Electricidad y Combustibles.

Para que Chile sea un productor competitivo de hidrógeno verde es necesario establecer una regulación orgánica y completa que integre las competencias de las diferentes agencias estatales.

De esta forma el Gobierno podría generar la seguridad jurídica necesaria para facilitar el desarrollo de proyectos y atraer inversión extranjera para desarrollar proyectos de producción de hidrógeno verde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Caribe Mexico