Huemul chileno, especie icónica de la Patagonia

Huemul chileno, especie icónica de la Patagonia. El huemul chileno es un herbívoro esencial en su ecosistema, ayudando a podar y esparcir las semillas de nueva vegetación en la Patagonia.

Huemul chileno Patagonia

Es notable la amplia distribución del huemul chileno en el paisaje de Patagonia. A lo largo de los bosques templados valdivianos y los bosques de hayas del sur subantárticos, se pueden observar grupos de huemules en la parte baja de la costa y en las montañas a una altura de 3.000 metros.

Su hábitat es similar a los tiempos posglaciales. Los árboles de hoja perenne, los pastos y los arbustos a lo largo de las estepas rodean los afloramientos rocosos, los glaciares y los grandes lagos.

Ciervo de tamaño mediano, el huemul tiene un cuerpo robusto y de patas cortas. Su altura media es de 1,7 metros, y las hembras tienen aproximadamente el mismo tamaño que los machos. El pelaje del huemul es denso, áspero, quebradizo y relativamente largo y cambia de color con la estación.

Entre primavera y otoño, el tono es de un marrón óxido a café oscuro, y a medida que llegan las temperaturas más frías, se vuelve más claro y también más espeso. Esta apariencia invernal hace que el huemul sea menos conspicuo en el paisaje árido.

Las partes inferiores de la cola, el área inguinal y el interior de las orejas son blancos, al igual que pequeñas áreas alrededor de los ojos y la boca. La posición de los ojos le da el beneficio de un amplio rango de visión monocular a cada lado de su cuerpo a 285° y visión binocular, teniendo solo un estrecho punto ciego justo detrás.

Cuernos

Los machos tienen un patrón negro en forma de Y a lo largo de la frente y el hocico. A un macho le empiezan a salir cuernos por primera vez a los seis meses de edad, y estos continúan creciendo como simples púas sin ramificar hasta el invierno cuando se cubren con una piel aterciopelada.

En primavera, estos se desprenden y caen al romper el invierno. Después de eso, el ciclo de regeneración del tejido óseo y posterior fundición dura menos de medio año cada año.

Desde la primavera hasta principios del verano, cuando las hembras cuidan de sus crías, permanecen segregadas de su grupo típico, ocupando terrenos escarpados a lo largo de las laderas orientales de la Cordillera de los Andes. Esta topografía accidentada permite que el cervatillo permanezca oculto y alejado de depredadores como los zorros. Tal estrategia es conveniente mientras los jóvenes desarrollan habilidades locomotoras.

A medida que regresa el otoño, las hembras y sus crías regresan al grupo para pasar el invierno juntos. Los expertos consideran que esta agregación de machos y hembras durante casi todo el año es inusual entre otros ungulados. Sin embargo, se puede explicar porque se brindan protección y cuidado mutuos.

Bosques

Pastoreo, el huemul se alimenta de hojas y flores de plantas herbáceas y arbustivas en verano y otoño. En invierno y primavera, depende de los brotes verdes de árboles como el haya del sur.

El huemul prefiere los bosques de hayas por su vegetación de sotobosque bajo que le permite una alimentación ágil. El dosel también protege a los animales de la radiación directa en verano y mantiene a raya a depredadores como el puma y el zorro culpeo.

Sus flores preferidas son las del arbusto de fuego andino. Los estudios han demostrado que el huemul se alimenta de más de 145 especies de plantas diferentes, lo que las hace esenciales para su ecosistema, ya que ayudan a crear nueva vida a través de la dispersión de semillas.

Curiosamente, el huemul evita los pastos a pesar de la abundancia en las estepas. Los biólogos dicen que esta preferencia se debe a que los pastos tienen un alto contenido de polvo de sílice que desgastaría sus muelas si se consume continuamente.

Conservación

Cuando las poblaciones no son perturbadas en su hábitat natural, grupos de quince a veinte animales pueden aumentar de cinco a siete veces en veinte años.

Tal es un caso reportado en el área del Lago Cochrane en el Distrito de Aysén en Chile, donde se creó el Corredor Nacional Huemul a través del programa de reconstrucción de Doug y Chris Tompkins.

El esfuerzo continuo de los Tompkins es significativo, considerando que quedan menos de 2000 huemules en todo el mundo.

One Reply to “Huemul chileno, especie icónica de la Patagonia”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *