Indígenas vinculan a Occidente con caos climático

Indígenas vinculan a Occidente con caos climático. Profecías indígenas sobre el cambio climático y el papel fundamental que juega la selva tropical para el futuro del planeta.

Indígenas caos climático

Martín von Hildebrand ha dedicado sus últimos 40 años a la defensa de los derechos de los pueblos indígenas y la conservación de los bosques tropicales.

En 1972, se mudó a la Amazonía colombiana para vivir con los indígenas ticuna para aprender sobre su cosmovisión y métodos de conservación, y se quedó. Von Hildebrand también ha trabajado con los pueblos Tanimuka y Letuama. En 1990 creó la Fundación Gaia Amazonas y el programa COAMA (Consolidación de la Amazonía) que promueve la formación de gobiernos indígenas. Posteriormente apoyó los esfuerzos para dar forma a las leyes sobre los derechos indígenas dentro del Ministerio del Interior de Colombia.

Su trabajo le ha valido un amplio reconocimiento. Recibió el Premio Ambiental Nacional de Colombia en 1999, el Premio Sueco Right Livelihood en 1999, el Premio al Emprendedor Social de la Fundación Skoll en 2009 y el Premio al Emprendedor Social del Foro Económico Mundial en 2009.

Von Hildebrand actualmente coordina la iniciativa Andes Amazon Atlantic Corridor , que tiene como objetivo conectar las comunidades del norte de la Amazonía a través de las fronteras nacionales, formando un territorio con una mayor capacidad para proteger su biodiversidad y culturas indígenas. Conversó con Diálogo Chino sobre la iniciativa del corredor amazónico, las profecías indígenas sobre el cambio climático y el papel fundamental que juega la selva tropical para el futuro del planeta.

Von Hildebrand

Dice: «El Amazonas es un organismo vivo y autorregulador. El planeta también es un organismo pero es un sistema y todo es interdependiente y todo está vivo. Muchos lo han comparado con el pulmón del mundo, pero yo diría que es el corazón. Desempeña un papel fundamental en el ciclo del agua. Bombea agua de los bosques tropicales y bombea humedad que contribuye a todo el ciclo del agua. Si no tenemos los árboles, no tenemos los ríos voladores, y esta es el agua de la que dependen todos los Andes hasta la cuenca del Río de la Plata. Si perdemos los árboles nos quedamos sin agua».

«Ahora estamos viendo que hay sequías mucho más intensas debido a la deforestación y el secuestro de carbono ahora está en problemas porque se está emitiendo demasiado carbono y la Amazonía ya no secuestra como antes. Los bosques pueden adaptarse a los cambios de temperatura de forma natural, pero a medida que el cambio climático seca el bosque, se pueden quemar más. Además, con los [niveles de] deforestación actuales, empeora con el cambio climático. No sabemos con precisión qué está pasando porque es mucho más complejo de lo que los científicos pueden calcular», explica.

«Los indígenas tienen diferentes conceptos sobre el ser humano y su relación con la naturaleza. Los indígenas han estado en la Amazonía durante 10.000 años. Durante todos esos años, en lugar de centrarse en ser dueños de la naturaleza, se han centrado en pensar que son parte de la naturaleza y es la gran comunidad de la que forman parte. Han observado cómo funciona el sistema».

«Llegar a ese conocimiento implica llegar a un estado de identificación con el bosque, llegar a un estado de intimidad. Una vez un chamán me dijo: ‘Martín, cuando aprendí chamanismo, me sentaba a mirar un árbol hasta convertirme en árbol’. Le dije que creo que la conciencia indígena se basa en esta intimidad. ‘Martín, si no hay intimidad, ¿cómo se llega a la espiritualidad?’ [Preguntó el chamán]. Hay una energía vital que fluye que está profundamente ligada a la vida de la selva. Los indígenas cuidan la naturaleza porque es parte de ellos. Y, a su vez, dañarlo es dañarse a sí mismos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *