Inflación se dispara en América Latina, vuelve el fantasma

Inflación se dispara en América Latina, vuelve el fantasma. La inflación irrumpe en la economía de América Latina con incertidumbre política, crisis climática e incentivos al consumidor.

Inflación América Latina

En el último año, además del aumento del desempleo y la pobreza, los latinoamericanos han estado pagando cada vez más por alimentos y algunos servicios. La inflación llegó de forma paulatina y, en algunos casos, repentina, como un nuevo impuesto que no necesitaba pasar la aprobación legislativa.

La recuperación de la economía mundial y las interrupciones en las cadenas de suministro son en parte responsables, pero también hay factores endógenos en algunos países que han contribuido: la incertidumbre política, las condiciones climáticas y un aumento extraordinario del consumo.

Miles de peruanos se ocupan de cada gota de aceite de cocina ahora que el precio ha subido más de un 100%. En Brasil, el gas, la gasolina y la electricidad se encarecieron, al igual que los alimentos. En México, el aumento en el precio del combustible más utilizado en los hogares, el gas LP, llevó al gobierno federal a establecer precios máximos e incluso crear una distribuidora estatal. En Colombia, cuánto se paga ahora por un we shock, un dulce popular, se convirtió en tendencia en las redes. Es una píldora amarga, pero los expertos ven que la aceleración de los precios ha terminado y la estabilización está por llegar.

Bancos centrales

“Lo que hemos visto en los últimos meses es una confluencia de factores”, dice William Jackson, economista jefe de mercados emergentes de Capital Economics en Londres. Al menos en México, Brasil, Colombia, Chile y Perú, la inflación ha superado las metas de sus bancos centrales, que se encuentran entre el 2% y el 4%. En Brasil, la encuesta Focus, que recoge las proyecciones de más de 100 instituciones financieras para indicadores económicos, revela la expectativa de alcanzar el 7,27% de la inflación oficial este año, dos puntos porcentuales por encima del techo objetivo (5,25%). El mercado ha estado elevando su proyección alcista durante 21 semanas.

Para Jackson, el escenario apunta a un techo alto en el continente. “Es muy probable que ya se haya producido la mayor subida de precios. Las tasas de inflación deberían comenzar a caer en el resto del año en la mayoría de los países de América Latina, aunque aún persisten algunos riesgos, como eventos climáticos y monedas débiles ”, agrega el experto.

Recuperación global

La recuperación de las economías avanzadas provocó un aumento de los precios del petróleo, por lo que sus derivados, como la gasolina, también aumentaron los precios. El costo del combustible como fuente de energía tiene un efecto dominó, que afecta a muchos otros bienes y servicios de consumo, incluido el transporte. Las autoridades de Ecuador, Brasil, República Dominicana y Chile, por ejemplo, han incluido el transporte como uno de los rubros que registraron los mayores incrementos este verano.

En México, la Secretaría de Energía emitió una “directiva de emergencia” el mes pasado, obligando al regulador de la industria a imponer tarifas máximas al precio del gas LP, que es utilizado por el 80% de los hogares mexicanos. Ante esto, el sindicato de empresas de suministro y distribución de gas realizó una breve huelga. Mientras tanto, el gobierno mexicano creó, en un mes, su propia distribuidora, Gas Bienestar, que entra en funcionamiento este viernes.

En todo el mundo, explica Jackson, el confinamiento y el trabajo diario en interiores han impulsado la demanda de bienes de consumo y electrodomésticos, lo que se suma a la combinación de un aumento en la demanda de cosas cuya oferta ya estaba disminuyendo. Esto los encarece. “A medida que los países latinoamericanos reabrieron sus economías, también vimos un aumento en el turismo local, por lo que los hoteles y las aerolíneas aumentaron sus precios”, dice Jackson.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *