Inflación en América Latina, crece erosión del poder adquisitivo

Inflación en América Latina, crece erosión del poder adquisitivo. La inflación solía ser una pesadilla en economías de  países de América Latina, por lo que su regreso impacta en el poder adquisitivo.

Inflación América Latina poder adquisitivo

La alta inflación y el aumento de la pobreza están afectando a la mayoría de los países en América Latina. Argentina tiene una historia que contar. Famosa por enfrentar tasas de inflación extremadamente altas durante años y lidiar con los acuerdos del Fondo Monetario Internacional, Argentina ahora está sintiendo los impactos de la pandemia de dos años y, más recientemente, la guerra contra Ucrania, cuyos efectos económicos han golpeado al mundo como un tsunami.

Si bien los precios totales aumentaron 55,1 por ciento en un año, las necesidades básicas como alimentación, vivienda y educación tuvieron índices superiores al promedio. Esta es la receta perfecta para la pobreza: en el último semestre de 2021, uno de cada tres argentinos se consideraba viviendo en la pobreza, según estadísticas oficiales.

Hay otros ejemplos. En Uruguay, un país a menudo recordado por su alta calidad de vida, los medios locales informaron que la cantidad de niños sin hogar durante al menos una noche se duplicó el año pasado, luego de una tasa de inflación cercana al 10 por ciento.

Chile

Chile ha venido presenciando una tasa de inflación similar, que hoy en día representa una de las principales preocupaciones de la población . En Venezuela, que apenas está superando la hiperinflación y una crisis humanitaria de larga duración, la gente ha visto cómo se reducen sus pagos y la desnutrición amenaza sus vidas. Como consecuencia, ocho de cada diez adultos mayores viven en la pobreza y el 40 por ciento en pobreza extrema.

En Perú, la inflación es una chispa adicional a la crisis política, ya que el presidente Pedro Castillo ha enfrentado dos juicios políticos desde el inicio de su mandato hace menos de un año, y los analistas lo llaman una decepción para la parte más vulnerable de la población cuyos votos de hecho ayudó a garantizar su elección.

En abril, las manifestaciones pasaron de un bloqueo de camioneros a una protesta generalizada y violenta contra los altos precios. El gobierno ha anunciado medidas de ayuda, como la reducción temporal de impuestos y el aumento de la renta mínima. ¿Serán suficientes para abordar el problema? Sólo el tiempo dirá.

Una de las únicas excepciones a la crisis inflacionaria de América Latina, es Bolivia, que se ha beneficiado de un paquete de medidas económicas, que incluyen un tipo de cambio fijo basado en el dólar, restricciones a la exportación y subsidios para combustibles y alimentos.

Nadie sabe, sin embargo, cuánto tiempo podrá permanecer el gobierno en este oasis inflacionario. Asimismo, es difícil predecir si las altas tasas de inflación se mantendrán en el resto del continente y cuán profundas serán las consecuencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.