Inflación peronista en Argentina, ascenso de curas villeros

Inflación peronista en Argentina, ascenso de curas villeros. Mientras la inflación peronista en Argentina hace estragos, los curas villeros de barrios marginales luchan para asistir al tendal de pobres del kirchnerismo.

Argentina inflación curas villeros

Los residentes de uno de los barrios marginales más grandes de Buenos Aires, Villa 31, han enfrentado tiempos más difíciles durante el último año. La vida nunca ha sido fácil para ellos, dijo César Sanabria, un arquitecto local y activista comunitario, pero la inflación de Argentina ha empeorado mucho las cosas.

En marzo, Argentina tuvo una tasa mensual de 6,7 por ciento, lo que sugiere que las condiciones económicas no mejorarán en 2022. Los precios de los alimentos se vieron especialmente afectados, aumentando 7,2 por ciento.

“Para empeorar las cosas, el desempleo es alto en nuestro vecindario”, dijo Sanabria. “La mayoría de la gente trabaja por temporadas, especialmente en la industria de la construcción. Después de tres o cuatro meses trabajando, vuelven a estar desempleados”.

Los curas villeros—sacerdotes de barrios marginales—siguen desempeñando un papel importante en Buenos Aires, ayudando a las comunidades marginadas a organizarse para servicios sociales y reformas, creando comedores y más.

Muchos en Villa 31 han estado tratando de ganarse la vida en la economía informal de Argentina, generalmente como vendedores ambulantes. La pobreza está aumentando más entre estos trabajadores en el mercado negro.

Ingresos

“Los ingresos de la gente son bastante bajos”, dijo Sanabria. “Una familia necesita ganar por lo menos 70.000 pesos al mes, pero eso es totalmente imposible para los más pobres de la sociedad”.

La miseria económica ha ido intensificando otros males sociales como la drogadicción y la violencia, especialmente entre los jóvenes de las villas, dijo.

Ese es el contexto en el que operan los curas villeros de Buenos Aires. La Villa 31 es uno de los referentes históricos de ese movimiento clerical. Aquí vivió y trabajó Carlos Mugica, uno de los primeros curas villeros de Argentina.

Los sacerdotes de los barrios marginales de Buenos Aires han estado especialmente activos durante los meses más difíciles de la pandemia, brindando ayuda a un gran número de cabezas de familia sin trabajo y asistiendo en la implementación de la vacunación.

Economía informal

Si bien el gobierno distribuye alguna asistencia financiera entre los trabajadores pobres del país, no es suficiente para mantener a la gente debidamente alimentada.

La guerra de Rusia en Ucrania ha complicado aún más las condiciones de exportación, amenazando con una escasez a largo plazo que ya está contribuyendo a los picos en los precios de las materias primas. Esas presiones inflacionarias están generando crecientes críticas a la administración del presidente Alberto Fernández, incluso entre sus aliados peronistas, incluida la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Mientras el gobierno es atacado desde la izquierda y la derecha, la gente de las villas se mantiene alejada de las disputas políticas, luchando solo para llegar a fin de mes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.