Inversores eluden México gracias a López Obrador

Inversores eluden México gracias a López Obrador. El presidente López Obrador necesita dinero de inversores extranjeros, pero las compañías dicen que éste sigue cambiando las reglas en México.

México inversores

El presidente Andrés Manuel López Obrador está apostando a que un nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá provoque una avalancha de inversiones en México, que lo ayudará a sacar al país de la crisis del coronavirus.

Pero en lugar de celebrar el lanzamiento del USMCA el 1 de julio con champaña, las compañías estadounidenses, canadienses y europeas están presentando demandas locales para proteger sus inversiones. También están considerando el arbitraje bajo el sucesor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y otros tratados internacionales.

La razón son los cambios dramáticos impuestos por el gobierno en el mercado eléctrico mexicano que, según los inversores, ponen en riesgo proyectos por valor de decenas de miles de millones de dólares.

La medida pone al ministerio de Energía en lugar del operador del mercado independiente a cargo de decidir quién puede generar electricidad. El gobierno dice que fue una medida de emergencia por la crisis del coronavirus, pero las compañías responden que da preferencia a CFE, la empresa de servicios públicos de energía.

«Si está pensando en abrir una planta e invertir dinero fresco, es probable que no lo haga en México ahora», dijo un ex alto funcionario de comercio. “Estas decisiones pondrán en peligro la única parte de la economía, la actividad vinculada a la exportación, que estaba funcionando bien. El resto de la economía se está desmoronando».

México retrocede

La medida tiene ramificaciones mucho más allá del sector eléctrico, ya que México se prepara para su recesión más brutal en décadas, con hasta 2 millones de empleos en riesgo, mientras la economía se reducirá en un 8 por ciento.

El presidente describe a México como una tierra de oportunidades y ha anunciado el hecho de que $ 10.3 mil millones de inversión extranjera fluyeron a México durante el primer trimestre, según cifras preliminares, un aumento del 1.7 por ciento en comparación al mismo período del año pasado.

Pero la suma en realidad cayó un 26 por ciento en comparación con el  número final  de enero a marzo de 2019, informado por el Banco de México.

Además, el 76 por ciento del total en el trimestre provino de compañías que reinvirtieron ganancias y solo el 22 por ciento fueron nuevas inversiones.

Cambiar las reglas de electricidad de la noche a la mañana es la última de una serie de decisiones hostiles para los inversores de López Obrador , un populista que dice que el socialista chileno Salvador Allende fue el mejor presidente de América Latina.

A principios de este año, López Obrador desechó una planta de Constellation Brands parcialmente construida después de una encuesta informal; el año pasado, el gobierno renegoció contratos de ductos con compañías privadas que calificó de «exorbitantes»; y como presidente electo en 2018, canceló un aeropuerto de la Ciudad de México de $ 13 mil millones, que estaba en construcción.

«Un país necesita seguridad jurídica y cumplir con los contratos y las normas», dijo Claudia Jañez, jefa latinoamericana del grupo químico estadounidense DuPont y presidenta del Consejo Ejecutivo de Negocios Globales de México.

A pesar de las oportunidades logísticas que ofrece México para que las cadenas de suministro se muden de Asia debido a la tensión comercial entre Estados Unidos y China, «ni siquiera llegaron a México el año pasado sin la pandemia”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.