Isla de Pascua, por qué Chile tardó tanto en su reapertura

Isla de Pascua, por qué Chile tardó tanto en su reapertura. Después de casi dos años y medio de cierres por la pandemia, Isla de Pascua reabrirá a los turistas el 4 de agosto.

Isla de Pascua reapertura

Isla de Pascua (el nombre en lengua nativa es Rapa Nui) es una pequeña área remota en medio del Océano Pacífico Sur y es famosa en el mundo sobre todo por sus “moai”: grandes estatuas monolíticas muy reconocibles por sus caracteristicas caras y de cuyas técnicas constructivas se sabe muy poco aún hoy en día.

Pertenece a Chile, cuya costa se encuentra a 3.600 kilómetros de distancia. También por eso la reapertura tomó tanto tiempo en comparación con la mayor parte del resto del mundo: el sistema de salud local es muy débil, en la isla hay un solo hospital, mal equipado y con pocas plazas. Cuando un paciente corre peligro de vida, se necesitan al menos 15 horas para llevarlo al hospital chileno más cercano, por lo que durante la pandemia la administración se vio obligada a minimizar al máximo los riesgos.

Durante la pandemia, sin embargo, los cierres llevaron al colapso de la economía: el desempleo en la isla es del 58 por ciento. Rapa Nui es un lugar donde el turismo emplea al 71 por ciento de la población, y ante la falta de esa fuente de sustento, dos mil de sus 7.700 habitantes han decidido irse. Antes de la pandemia llegaban 156 mil turistas al año, con unos ingresos económicos de unos 120 millones de euros.

No será posible volver inmediatamente a esos niveles, y la reapertura tendrá que ser paulatina precisamente porque muchos habitantes de la isla se han ido, creando una grave escasez de personal. El titular del departamento de turismo, Uko Tongariki Tuk, explicó que la isla pretende reinvertir los ingresos generados por la primera reapertura en nuevas contrataciones: si en cambio contrataran ahora suficiente personal para reabrir todos los sitios turísticos, iría arruinado.

Plan de reinicio

A partir del 4 de agosto reabrirán 11 sitios turísticos de 24, entre playas y lugares de interés arqueológico, y llegarán dos vuelos a la semana con un total de 600 personas a bordo, un tercio de las que llegaban antes de la pandemia. Los hoteles reabrirán al 45 por ciento de la capacidad total, garantizando aproximadamente 2.500 camas.

El alcalde Pedro Edmunds (en el cargo desde 1994 y en su quinto mandato consecutivo) se ha quejado mucho contra el gobierno chileno (liderado hace unos meses por el presidente Gabriel Boric), alegando que tiene una gran responsabilidad en las dificultades económicas de la isla.

En marzo, Edmunds había pedido al Gobierno unos 2,4 millones de euros al mes para mejorar la unidad de cuidados intensivos del hospital y otros 4 para reparar y limpiar el Parque Nacional Rapa Nui, que se extiende por más de 70 kilómetros cuadrados y alberga los moai de la isla.

Solo la semana pasada el Ministerio de Economía ha destinado un fondo de casi 700 mil euros para las pequeñas y medianas empresas, pero según Edmunds no son suficientes. Muchas de las empresas de la isla ya han quebrado o endeudado, y él mismo dice que no tiene fondos suficientes para el parque nacional.

En los últimos meses, para combatir el desempleo, la administración de la isla ha puesto en marcha un programa de empleo, que ha dado trabajo de media jornada y un poco de suerte a 800 personas que antes eran guías turísticos, cocineros o conductores de autobús. Edmunds dijo que estaba muy preocupado por la reapertura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.