Izquierda en gobiernos de Latinoamérica, luna de miel escasa

Izquierda en gobiernos de Latinoamérica, luna de miel escasa. La columna de opinión de Silvio Canto, Jr. se pregunta: «¿Estoy feliz que América Latina haya elegido a la izquierda?

Izquierda Latinoamérica gobiernos

Por Silvio Canto Jr.

¿Estoy feliz que América Latina haya elegido a los izquierdistas?

Por supuesto que no, pero puede resultar ser una bendición disfrazada.

En Chile, el presidente izquierdista Gabriel Boric está luchando en las encuestas. Está aprendiendo que cambiar una constitución es complicado, especialmente si su mensaje es divisivo y económicamente riesgoso.

En Colombia, el recién juramentado presidente izquierdista Gustavo Petro pronto también enfrentará la realidad, como las bajas tasas de crecimiento económico, los altos niveles de corrupción, la desigualdad arraigada, los servicios de salud y educación inadecuados y la infraestructura deficiente. Agregue a esto un proceso de paz vacilante con ex insurgentes y una historia de malas relaciones con Venezuela y se pondrá feo rápidamente.

Sí. Las lunas de miel se le están haciendo cortas a la izquierda latinoamericana: la experiencia de las almas gemelas ideológicas de Petro en Chile, Perú y Argentina ofrece lecciones útiles.

Éxito solamente electoral

La primera es evitar interpretar su reciente éxito electoral como un triunfo del socialismo o una invitación a repetir las fallidas políticas económicas centradas en el Estado de principios de la década de 2000. En lugar de votar por ideas nuevas, los latinoamericanos han estado votando en contra de los gobiernos en ejercicio.

La mayoría de los presidentes en ejercicio de la región eran conservadores, por lo que un cambio de guardia significa inevitablemente un giro a la izquierda, una tendencia que comenzó con la victoria de Andrés Manuel López Obrador en México en 2018.

Abundan las razones para el descontento: los niveles de vida están cayendo, el estado no está cumpliendo y las mejores oportunidades se reservan demasiado a menudo para unos pocos privilegiados. La pandemia exacerbó las tensiones sociales.

Como resultado, las lunas de miel presidenciales son cortas y las expectativas casi increíblemente altas.

Los peligros para los nuevos líderes son obvios: los presidentes de Chile y Perú han visto colapsar sus índices de aprobación en cuestión de meses porque decepcionaron a votantes impacientes.

En Argentina, los titulares que enfrentan una paliza en las urnas el próximo año son de izquierda.

A los votantes les importan los resultados, no la ideología.

Sí, gobernar es difícil, especialmente cuando los líderes electos malinterpretan los sentimientos públicos.

Resulta que los votantes latinoamericanos estaban enojados con los titulares, particularmente después de la pandemia. La izquierda explotó la ira y prometió mucho, mucho que no puede cumplir.

Y ahora las lunas de miel terminaron y los votantes están enojados con la izquierda por no cumplir, como en Perú, Chile y Argentina.

¿Cuánto durará la luna de miel del presidente Petro? No mucho, sobre todo si escucha a los «tres amigos» en Lima, Santiago y Buenos Aires.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.