Izquierda palestina en América Latina, Chile marca el regreso

Izquierda palestina en América Latina, Chile marca el regreso. Con el triunfo de Gabriel Boric en Chile, renace la esperanza del regreso de la izquierda palestina en América Latina.

Chile izquierda palestina

Por Simón Rodríguez Porras

Las principales ciudades de Chile se desbordaron de cientos de miles de personas la noche del 19 de diciembre para celebrar no solo el triunfo de Gabriel Boric, exlíder estudiantil y parlamentario de centroizquierda, en las elecciones presidenciales sino sobre todo la derrota de José Antonio Kast, defensor de la dictadura de Pinochet.

Una vez más las calles se llenaron de banderas mapuche, feministas, del orgullo y de izquierda, emblemas del estallido social de octubre de 2019 que hirió de muerte al régimen de transición posdictadura.

Kast contó con el apoyo del escritor Vargas Llosa, de Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente brasileño, y del partido español de extrema derecha Vox. Por su parte, el derechista venezolano Leopoldo López viajó a Chile para hacer campaña por Kast, sin inmutarse por el hecho de que semanas antes el «Trump chileno» defendió a las turbas xenófobas que atacaban a los refugiados venezolanos gritando «¡No más inmigrantes!».

La derrota de Kast se suma a la derrota de la derecha hondureña, que gobierna desde el golpe de 2009 apoyado por Obama, y ​​también a la derrota en Perú de Keiko, hija del ex dictador Alberto Fujimori, y al fracaso electoral de la derecha boliviana, después del gobierno de facto de Añez. Los paralelismos con la llamada «marea rosa» de la primera década de este siglo, cuando una serie de rebeliones sociales y el colapso de los partidos tradicionales dieron paso a gobiernos más o menos de izquierda, no han pasado desapercibidos.

Sin embargo, también existen importantes diferencias entre ese proceso y las perspectivas de la situación actual.

Marea Rosa

En ese momento, Chávez, Morales, Correa, Mujica, Lula, entre otros, se presentaron como una nueva izquierda y criticaron al capitalismo, pero sin tomar medidas que afectarían las causas estructurales de que nuestra región sea la más desigual del mundo. Aprovechando el auge de los precios de las materias primas, promovieron políticas asistencialistas. Después de la crisis económica mundial de 2007, aplicaron planes de austeridad, atacaron las conquistas de la clase trabajadora y aprobaron leyes para limitar el derecho a la protesta.

La corrupción y el doble discurso se convirtieron en el sello distintivo de aquellos gobiernos que tantas expectativas crearon en sus inicios. A pesar de los discursos sobre la integración latinoamericana y la independencia de Estados Unidos, varios de esos gobiernos, con Brasil a la cabeza, enviaron tropas de ocupación a Haití entre 2004 y 2017, y Mercosur firmó un tratado de libre comercio con Israel.

Su relación con los movimientos sociales fue una combinación de cooptación y criminalización. En los casos más extremos de Nicaragua y Venezuela, Ortega y Maduro asesinaron a cientos de manifestantes y se transformaron en dictaduras. El chavismo llevó a Venezuela a la hiperinflación, incluso antes de las sanciones económicas de Estados Unidos, y seis millones de personas, el 20% de la población del país, emigraron.

Margen precario

Boric, como Xiomara Castro en Honduras, Pedro Castillo en Perú, Luis Arce en Bolivia, llegó al poder en medio de una tremenda crisis económica y la pandemia de COVID-19. Su margen de maniobra es precario. Lo mismo ocurrirá con Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil y Gustavo Petro en Colombia si ganan las elecciones de 2022. Ya el peronista Alberto Fernández perdió unas elecciones parlamentarias en Argentina.

Por otro lado, existen diferencias políticas entre estos gobiernos. Boric ha criticado públicamente a los gobiernos de Nicaragua y Venezuela por sus rasgos dictatoriales. Su programa, que se sitúa entre los liberales y los socialdemócratas, tiene como referentes a Islandia y Nueva Zelanda. Los cambios que propone son tan graduales que la reforma policial tiene un plazo de 10 años y la reforma de la seguridad social tiene un plazo de 40 años.

Si las condiciones para una nueva «marea rosa» son limitadas, existe la posibilidad de cambios más profundos y significativos en Chile. La situación creada por el estallido social de 2019 no ha cesado del todo.

El anterior presidente Piñera, que declaró la guerra al pueblo y sacó a los militares a las calles, matando a decenas de manifestantes e hiriendo a miles, no pudo aplastar la rebelión. Las protestas terminaron cuestionando a todo el régimen político y retomando las demandas de una década de luchas contra la desigualdad, la privatización de la seguridad social, la deuda estudiantil, la opresión de las mujeres y la represión del pueblo indígena mapuche. El apoyo a Piñera cayó a menos del 5% y noviembre vio las movilizaciones más grandes en décadas, exigiendo su renuncia.

Acuerdo de Paz

Fue entonces cuando surgió el Acuerdo de Paz en el Congreso. El compromiso implícito era salvar a Piñera a cambio de abrir el camino a una nueva constitución, dentro de tres años y con grandes restricciones, como exigir una mayoría de dos tercios de los constituyentes para cualquier decisión.

Boric, a pesar de la oposición de su propio partido, Convergencia Social, firmó el pacto. Incluso antes de eso, había votado a favor de una ley represiva impulsada por Piñera, llamada «ley anti-saqueos». Estas acciones no solo llevaron a la renuncia de decenas de miembros de su partido, sino también a que el propio Boric fuera expulsado de Plaza Dignidad y tachado de traidor por los manifestantes.

En 2020, la pandemia y el toque de queda interrumpieron las protestas. No surgió una expresión política coherente de este proceso, pero la aprobación en el referéndum de la convocatoria de una convención constituyente con casi el 80% de los votos, y luego la elección de sus miembros, mostró que la voluntad de cambio seguía intacta. La mayoría de los electores eran independientes y la derecha solo logró elegir 38 de los 155 electores, muy por debajo del tercio para poder bloquear cualquier propuesta.

A falta de una alternativa en las elecciones presidenciales y parlamentarias de 2021, el espacio de la izquierda lo ocuparon el Frente Amplio y el Partido Comunista, con amplia experiencia co-gobernando con el centro-izquierda.

En la segunda vuelta, gran parte del antiguo establishment político llamó a votar por Boric, con miras a incorporarse al nuevo gobierno. Dada la trayectoria del joven presidente, es comprensible que lo vean como una herramienta para preservar las características fundamentales del sistema, haciendo solo cambios menores. Sin embargo, para los millones que han seguido luchando por enterrar el legado de la dictadura y los 30 años de la llamada transición, la derrota de Kast ha sido una importante batalla ganada.

Presos políticos

Uno de los primeros desafíos para el movimiento que enfrenta el nuevo gobierno será liberar a los presos políticos de las protestas de 2019 y 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.