La fiesta de Fernández en cuarentena hunde al peronismo

La fiesta de Fernández en cuarentena hunde al peronismo

Escándalo político en la descarriada Argentina

El presidente argentino Alberto Fernández lamentó este viernes la reunión social en Olivos en julio del año pasado con motivo del cumpleaños de la primera dama Fabiola Yáñez y dijo que «no volverá a ocurrir». «Fabiola convocó a un brindis con sus amigos y no debió haberse hecho. Debí tener más cuidados y no los tuvimos», reconoció el jefe de Estado durante un acto.

«Tengo la necesidad de reflexionar con ustedes cosas que tengo la necesidad de decir, francamente, porque como dicen los pibes que me conocen, no soy careta», señaló el jefe de Estado.

Por eso, remarcó que su Gobierno jamás ocultó «nada», a partir del hecho de haber facilitado los registros de ingresos y egresos de la quinta de Olivos cuando fueron solicitados. «Nunca quise esconderme detrás de nadie cuando tuve que dar la cara; como decía (el expresidente) Néstor Kirchner, somos personas comunes con responsabilidades importantes», señaló.

Explicó que la pandemia de coronavirus obligó a gestionar desde la quinta presidencial por recomendación de los médicos, pero advirtió que «Olivos se convirtió casi en una ciudad» por la cantidad de personas con las que debió reunirse, entre «gobernadores, diputados, secretarios, empresarios, actores, actrices, futbolistas y gente que tenía problemas y necesitaba ser oída».

«Una de las cosas que tengo como presidente y como hombre común es esa necesidad de escuchar a todos y viví todo ese momento en un gran vértigo, un vértigo que no me hizo tomar reuniones con 10 personas, sino con cientos de personas», aseguró. Y reiteró: «Cuando llegó un pedido para ver quiénes ingresaban a Olivos, lo hicimos público porque, gracias a Dios, nada debo ocultar de mi vida personal».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Caribe Mexico