London Fashion Week, brillante en economía opaca

London Fashion Week, brillante en economía opaca. La London Fashion Week comenzó edición 2024 combinando el tweed y el año 2000 en medio del pesimismo económico. Tendencias.

London Fashion Week

La London Fashion Week, cuya 40ª temporada se ha visto ensombrecida por la mala economía del Reino Unido, estrenó el viernes una gama de looks, desde el tweed hasta los clásicos vaqueros de talle bajo de principios de los años 2000.

Unos 60 diseñadores, desde talentos emergentes hasta marcas reconocidas como Burberry, mostrarán sus nuevos diseños durante cinco días, con la esperanza de atraer el interés de compradores e influencers de la moda.

El desfile del diseñador irlandés-estadounidense Paul Costelloe, titulado «Érase una vez», en referencia a la icónica película de 1984 «Érase una vez en América», mostró abrigos con cinturones anchos en color crudo, antracita y tweed a cuadros. Costelloe, de 78 años, postrado en cama a causa de un virus, estuvo ausente del evento.

Colecciones

En otro de los primeros desfiles, la ucraniana Masha Popova, una de las favoritas de la «Generación Z», presentó una colección inspirada en la moda de principios de la década de 2000.

Realizado con música techno como telón de fondo y frente a una multitud de personas influyentes, presentó modelos con pantalones de cintura baja, mezclilla descolorida y tacones rematados con polainas largas.

Por otra parte, el diseñador turco Bora Aksu presentó un ambiente más sombrío, destinado a encontrar y celebrar «la belleza más pura en medio de los horrores más vívidos».

Modelos esbeltas con corpiños combinados con mangas anchas, vestidos de encaje, faldas vaporosas, blusas y chaquetas masculinas desfilaron al ritmo de una música lenta, con los colores crema, gris, negro y azul oscuro como predominantes.

Diseñadores

El diseñador, que se inspiró en el trabajo de la escultora Eva Hesse, que huyó de la Alemania nazi cuando era niña en 1938, utilizó tonos de rosa y rubor para retener una energía ligera y femenina, al tiempo que utilizó material viejo y rollos rechazados para sus prendas. .

El diseñador británico Edward Crutchley presentó la figura masculina del cowboy, adornada con sombrero y abrigos anchos, subvertida por la adición de piezas de látex, maxi hombros, delicados estampados de inspiración medieval y cabello largo y ondulado tanto en hombres como en mujeres.

A pesar del entusiasmo de la audiencia, la exhibición llega en un momento tumultuoso para la industria de la moda británica, en medio de barreras comerciales posteriores al Brexit y la crisis del costo de vida del país alimentada por la inflación.

La situación ha llevado a algunos diseñadores incipientes a cuestionar la viabilidad de invertir en eventos de moda británicos.

La estrella en ascenso Dilara Findikoglu fue noticia en septiembre pasado después de que canceló su programa días antes del evento por razones financieras.

La industria, que emplea a cerca de 900.000 personas en el Reino Unido y aporta 21.000 millones de libras (26.000 millones de dólares) a la economía británica, se enfrenta a «tiempos increíblemente difíciles», dijo a la AFP la directora de LFW, Caroline Rush.

Pero lo que se puede aprender de 40 años, dijo, «es que en los momentos económicamente más difíciles, se ve la creatividad más increíble».

«Hay una reacción casi visceral a lo que está sucediendo en casa», añadió Rush.

Creatividad

«Espero que la creatividad que veremos en los próximos días sea increíblemente edificante, que hable sobre el papel de la cultura y la creatividad en la sociedad».

La primera edición de la Semana de la Moda Británica se celebró en 1984 en una carpa instalada en el aparcamiento del antiguo Commonwealth Institute en el oeste de Londres.

Inicialmente ignorada, la capital británica se ganó su reputación rebelde gracias a leyendas como Vivienne Westwood y John Galliano, que pusieron a la ciudad en el mapa de la moda, y luego con la era «Cool Britannia» de los años 1990, un período de euforia cultural en el que Stella McCartney o Matthew Williamson vistió a las supermodelos Kate Moss y Naomi Campbell.

Desde entonces, Londres ha perdido parte de su atractivo, con la partida de diseñadores estrella y casas que prefieren París, como Alexander McQueen o Victoria Beckham.

Y aunque sigue siendo menos prestigiosa que París o Milán, la Semana de la Moda de Londres se celebra por ser más libre, más radical y menos formulada.

Esta edición de aniversario también pretende resaltar una mayor diversidad e inclusividad, en cuanto a formas corporales, edades o colores de piel de las modelos, así como en las colecciones de los diseñadores, con identidades o inspiraciones del Caribe, Irán, India o Etiopía.

El fin de semana contará con nombres más familiares como JW Anderson, Richard Quinn, Ahluwalia y Simone Rocha, antes del desfile de Burberry programado para el lunes por la noche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *