Marea rosa en América Latina, canción con varios ritmos

Marea rosa en América Latina, canción con varios ritmos. Péndulo político en América Latina ha oscilado más hacia la izquierda después de recientes elecciones en Colombia, perla de marea rosa.

Marea rosa América Latina

El giro hacia la izquierda en América Latina, conocido como la «marea rosa», ha sido impulsado por el descontento con las malas condiciones económicas, como la inflación y la creciente desigualdad social. Esto se vio exacerbado por la mala gestión de la pandemia de Covid-19 y las consecuencias económicas resultantes, así como por la inflación avivada por la invasión rusa de Ucrania.

Los partidos de izquierda han ganado elecciones en 10 de 21 países de América Latina desde 1998: Colombia; Chile; Nicaragua; Honduras; Perú; Bolivia; Argentina; El Salvador; México; y venezuela

Se espera que en Brasil, el gigante económico de la región, haga lo mismo en las elecciones de octubre.

La marea rosa se debe «principalmente a la incapacidad de los gobiernos anteriores para proporcionar resultados tangibles para la mayoría de la población», dijo a The Straits Times el exembajador de México en China, Sergio Ley López.

«Los (nuevos) líderes han explotado esta incapacidad y la han convertido en parte de su campaña para lograr lo que la gente esperaba», dijo López, presidente de la unidad de Asia-Pacífico del Consejo Empresarial Mexicano para el Comercio Exterior, la Inversión y Tecnología.

Los gobiernos de izquierda han prometido mejorar el nivel de vida de los grupos vulnerables a través de medidas como el aumento de los salarios mínimos y el gasto social. En realidad, sin embargo, no todos son de izquierda y hay más diferencias que similitudes entre ellos.

Chile

López dijo que «hay gobiernos de izquierda moderados e inteligentes como el que vemos en Chile, que es progresista».

El presidente chileno, Gabriel Boric, busca impulsar amplias reformas sociales que están bloqueadas por la actual Constitución, un legado de la dictadura de 17 años del general Augusto Pinochet. El 4 de septiembre se llevará a cabo un referéndum sobre un proyecto de nueva Constitución.

Otros gobiernos de izquierda parecen más populistas y sus promesas se quedan en pura retórica.

Un ejemplo es el gobierno mexicano encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

México

Magdalena Carral, codirectora de la consultora de comunicaciones Carral Sierra y Asociados, dijoque el gobierno ha reducido el gasto público en salud y educación, a pesar de la pandemia, y se está enfocando en la austeridad y logrando un superávit primario.

“Aunque el presidente quiere ser visto como un izquierdista y ha adoptado un fuerte discurso en esa dirección, sus acciones cuentan una historia diferente”, dice Carral, miembro fundadora del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales.

También señaló que el clima global actual “podría ser un momento de oportunidad en México por fenómenos como el nearshoring”. Debido a las interrupciones en la cadena de suministro, las luchas comerciales entre Estados Unidos y China y la guerra en Ucrania, las empresas buscan reubicarse en países cercanos.

Pero «muchas empresas todavía dudan en mudarse a México porque algunas condiciones aún son inciertas».

Por ejemplo, la oposición a las energías renovables como la eólica y la solar ha dado que pensar a las empresas internacionales con mandatos ambientales, sociales y de gobernanza.

Algunos casos anteriores, como la cancelación de un proyecto de cervecería de Constellation Brands que estaba a mitad de camino en la construcción, también han disminuido el interés de los inversionistas, agregó.

En un referéndum en 2020, los residentes de la ciudad de Mexicali votaron en contra de la finalización de la cervecería de US$1.400 millones con el argumento de que su consumo intensivo de agua era malo para la comunidad.

Libre comercio

Ha habido algunas preocupaciones sobre cómo la marea rosa podría afectar los TLC con México y otras naciones de Latam.

México tiene un TLC con Estados Unidos y Canadá, y otro con Singapur como parte de la Alianza del Pacífico que también incluye a Chile, Colombia y Perú.

Singapur también está trabajando para firmar y ratificar un TLC con el bloque comercial Mercosur que comprende Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

Arturo Alessandri-Cohn, cónsul general honorario de Singapur en Chile, dijo que los gobiernos de izquierda tienden a crear entidades que «hacen mucho ruido» pero que son de corta duración, como la Unión de Naciones Suramericanas. El único esquema de integración económica latinoamericana que ha funcionado hasta ahora es la Alianza del Pacífico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *