México, López Obrador bajo presión por asesinatos de sacerdotes

México, López Obrador bajo presión por asesinatos de sacerdotes. Los asesinatos de dos sacerdotes en México han puesto al presidente  López Obrador a la defensiva por el fracaso de su gobierno.

México López Obrador asesinatos sacerdotes

López Obrador respondió a sus críticos días después de que Javier Campos, de 79 años, y Joaquín Mora, de 81, fueran baleados tratando de proteger a un hombre que buscaba refugio en una iglesia en el estado norteño de Chihuahua.

«No vamos a cambiar la estrategia. Que sigan con sus campañas de desprestigio», dijo a periodistas el presidente de México.

López Obrador ha defendido una estrategia de «abrazos, no balas» para abordar los delitos violentos desde sus raíces mediante la lucha contra la pobreza y la desigualdad con programas sociales, en lugar de con el ejército.

El asesinato el lunes de los dos sacerdotes jesuitas, así como del hombre que busca refugio, el guía turístico Pedro Palma, provocó conmoción y consternación, incluso de las Naciones Unidas y el Papa Francisco.

También hubo fuertes críticas de los opositores al gobierno, incluido el expresidente de derecha Felipe Calderón.

“Quien comete un delito sabe que le espera un abrazo y no un castigo”, tuiteó Calderón.

Más de 340.000 personas han muerto en una espiral de violencia desde 2006, cuando Calderón desplegó al ejército para luchar contra los cárteles de la droga con apoyo militar estadounidense.

Unos 30 sacerdotes han estado entre las víctimas durante la última década, según el Centro Católico Multimedial, una organización católica.

Derechos Humanos

López Obrador criticó las políticas de Calderón y las administraciones anteriores que, según él, habían provocado más muertes y violaciones de los derechos humanos.

También los acusó de colusión con organizaciones criminales e ignorar a miembros vulnerables de la sociedad, como jóvenes y familias pobres.

México registró 2.833 asesinatos en mayo, la cifra mensual más alta en lo que va de 2022.

El gobierno dice que hay una «tendencia a la baja» en los homicidios con una disminución del 7,8 por ciento desde un máximo de 3.074 en julio de 2018, unos meses antes de que López Obrador asumiera el cargo.

“Es un proceso que toma tiempo, pero lo estamos haciendo bien”, dijo el presidente, cuyo gobierno atribuye el 75 por ciento de los asesinatos a la violencia de las pandillas.

El miércoles por la noche, un tiroteo dejó cuatro policías y ocho presuntos pandilleros muertos en el estado occidental de Jalisco.

Homicidios

El país de 126 millones cerró 2021 con una tasa de 26 homicidios por cada 100.000 habitantes.

La política de seguridad del gobierno “no ha funcionado”, dijo Javier Oliva, experto de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Ha habido «improvisación» por parte de las autoridades en áreas importantes supervisadas por funcionarios sin conocimientos especializados, dijo a la AFP.

Campos y Mora habían estado trabajando durante varias décadas con los indígenas de la Sierra de Chihuahua. El hombre de 30 años acusado de matar a los dos sacerdotes es muy conocido en la zona, donde tenía su propio equipo de béisbol.

«La persona que les disparó era alguien que conocían, por eso se sintieron cómodos hablando con él», dijo el padre Jorge Atilano González, un compañero jesuita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.