Michelle Bachelet, polémica con Trump a causa del racismo

Michelle Bachelet informó sobre el racismo sistémico. Naciones Unidas encargó a Bachelet “un informe sobre el racismo sistémico, las violaciones del derecho internacional de los derechos humanos contra las personas de ascendencia africana por parte de las agencias policiales». La respuesta de Pompeo.

Michelle Bachelet racismo

Con la asistencia de expertos y comités de derechos independientes designados por la ONU, ella debe “examinar las respuestas gubernamentales al antirracismo pacífico, incluyendo el presunto uso de fuerza excesiva contra manifestantes, transeúntes y periodistas».

El Secretario de Estado Pompeo respondió a esta medida emitiendo la siguiente declaración, llamada «Sobre la hipocresía del Consejo de Derechos Humanos de la ONU»:

«El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, ahora compuesto por Venezuela y recientemente, Cuba y China, ha sido y sigue siendo un refugio para dictadores y democracias que los complacen. Es una gran decepción para aquellos que realmente buscan promover la dignidad humana. Aun así, la decisión del Consejo de votar ayer sobre una resolución centrada en la policía y la raza en los Estados Unidos marca un nuevo mínimo».

«El discurso cívico en curso sobre la trágica muerte de George Floyd en Estados Unidos es un signo de la fortaleza y madurez de nuestra democracia. Los estadounidenses trabajan abiertamente a través de problemas sociales difíciles, sabiendo que sus libertades están protegidas por la Constitución y un fuerte estado de derecho. Nos tomamos en serio la responsabilidad de las personas y las instituciones, y nuestra democracia nos permite hacerlo. Estados Unidos trabaja todos los días con socios de todo el mundo que comparten nuestro compromiso con las libertades fundamentales».

«Desafortunadamente, el Consejo ha reafirmado una vez más la sabiduría de nuestra decisión de retirarnos en 2018. Si el Consejo se tomara en serio la protección de los derechos humanos, hay muchas necesidades legítimas para su atención, como las disparidades raciales sistémicas en lugares como Cuba, China e Irán.

Si el Consejo fuera honesto reconocería las fortalezas de la democracia estadounidense e instaría a los regímenes autoritarios de todo el mundo a modelar la democracia estadounidense y a mantener a sus naciones con los mismos altos estándares de responsabilidad y transparencia que aplicamos a nosotros mismos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.