Moschino en Milán revive espíritu artístico y rebelde de los 80

Moschino en Milán revive espíritu artístico y rebelde de los 80. El regreso de Moschino al calendario masculino en Milán no pasó desapercibido: como de costumbre brilló el director creativo Jeremy Scott.

Moschino Milán espíritu

Estuvieron presentes todos los ingredientes correctos para una alineación fantástica: colores brillantes, arte, trompe-l’oeil, estilo latino-hispano, influencias militares y una pizca de S&M.

Estos elementos han aparecido en diferentes colecciones masculinas diseñadas por Scott para Moschino, la marca italiana propiedad de Aeffe, y ahora se pueden encontrar reunidos esta temporada en una sola colección, según lo presentado en Milán.

¿El hilo común? El famoso ilustrador y fotógrafo de moda de los años 80, Tony Viramontes. El artista mexicano-estadounidense, que murió de SIDA a la edad de 31 años en 1998, creó un mundo imaginario con sus imágenes que aparecen en revistas como The Face que han inspirado a muchos diseñadores y artistas japoneses.

Scott pudo inspirarse en los archivos del artista para reproducir varios de sus dibujos en ropa. Se vieron trazos de pintura abstracta, retratos esbozados, patrones y graffiti en tecnicolor en chaquetas, trajes, camisetas, sudaderas y chaquetas.

Looks

Scott untó grandes pinceladas de rosa en gabardinas negras, camisas, pantalones negros, así como en accesorios: sombreros, bolsos, botas… ¡Lo que sea! Algunos looks reproducían las arrugas y pliegues de la tela en trampantojo. Otros parecían haber sido garabateados a toda prisa con rotuladores de colores, con trazos fluorescentes sobre elegantes blazers y looks moteros. Varios conjuntos negros lucían cuadrados garabateados con tiza blanca.

The Face

Para un look, Scott se inspiró en el movimiento Buffalo de los años 80, promocionado en las páginas de The Face por el fotógrafo Jamie Morgan y el estilista de moda Ray Petri. Este estilo, revolucionario para su época, fomentó una nueva actitud antisistema sexy, fuerte y provocadora, en la que los hombres vestían faldas o se pavoneaban en calzoncillos y Dr. Martens.

Este es el espíritu que impregna la nueva colección de Moschino, en la que las modelos lucieron botas gruesas o botas altas de cuero negro y sombreros sevillanos o boinas militares en la cabeza, adornando en ocasiones su look con grandes cinturones de cuero o largos y glamurosos guantes negros de vinilo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.