Ñachi, plato de Chile convierte sangre fresca en sabrosa jalea

Ñachi, plato de Chile convierte sangre fresca en sabrosa jalea. Una bandeja de ñachi parece gelatina roja, pero esta jalea proviene de la sangre de un cerdo, cordero o chivo recién sacrificado.

Ñachi jalea

Ñachi es un bocadillo de Chile, muy popular en las zonas rurales (o en cualquier lugar donde se pueda acceder a cerdos, corderos y cabras).

Hacer ñachi significa moverse rápido. Tan pronto como los carniceros sacrifican al animal, inmediatamente recogen la sangre y la mezclan con jugo de limón, sal, cilantro y pimienta ahumada.

Después de un período de fraguado, la sangre se coagula en una gelatina sólida que los chilenos suelen cortar en cubos y comer junto con el pan. Pero también se puede comer mientras todavía parece una sopa.

La palabra ñachi significa “sangre” en mapudungun, una lengua indígena chilena. Aunque el ñachi es un plato del pueblo mapuche de Chile, ahora se disfruta en todo el país.

Según los antropólogos, la sangre se ha consumido durante mucho tiempo en la región por su valor nutricional. Al mismo tiempo, los expertos advierten que comer sangre cruda conlleva un riesgo de patógenos.

Pero los fanáticos del ñachi consideran suficiente beber una copa de vino o chicha para contrarrestar posibles problemas estomacales.

Piedras

Su historia se relaciona con las piedras tacitas. Hay evidencias del arcaico de restos de pigmentos rojos en ciertas piedras; una clara analogía a la sangre. En muchas ocasiones se practicaban sobre esas piedras sacrificios rituales de guanacos capturados vivos. Las flechas eran untadas en la sangre vertida para conjurar una buena caza. Por lo tanto, la costumbre de beber ñache, puede encontrar sus orígenes en los rituales realizados por los indígenas en las piedras tacitas.

Se prepara mientras se mata un cordero o un ternero para un asado u otra ocasión semejante. Se recoge la sangre del animal recién degollado en un recipiente que contiene cilantro, merquén o algún otro aliño picante y sal. Se revuelve y agrega jugo de limón. Cuando la sangre se coagula, se corta en cuadritos y se sirve en pan, acompañado de vino blanco si se desea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.