Nueva Constitución de Chile, muerta en el agua

Nueva Constitución de Chile, muerta en el agua. Opinión de Martín Rodríguez Rodríguez sobre la nueva Constitución de Chile publicada en Newsweek es tajante: está muerta en el agua.

Nueva Constitución Chile opinión

Por Martín Rodríguez Rodríguez

Atrás quedaron los días en que Chile era el oasis de tranquilidad de América Latina. Desde que las protestas del «estallido social» de 2019 sacudieron al país desde sus cimientos, la nación se embarcó en el arduo proceso de redactar una nueva constitución. Este ciclo cargado de emociones culminará el 4 de septiembre, cuando los votantes decidan el destino del nuevo documento en un referéndum.

Hasta hace poco, los expertos pensaban que la nueva administración de Gabriel Boric tendría pocos problemas para hacer de partera del nuevo texto constitucional a través del plebiscito. Razonaron que, tras su reciente victoria de casi 12 puntos contra el conservador José Antonio Kast en las elecciones de 2021, Boric tendría suficiente capital político para vendérselo a los votantes.

Sin embargo, el desempeño irresponsable de la administración de Boric al comienzo del mandato dañó significativamente su credibilidad. La desconfianza resultante se ha visto reforzada por un proyecto de texto constitucional, descrito como una «lista de deseos de izquierda fiscalmente irresponsable» por el consejo editorial de The Economist.

Con toda probabilidad, los votantes rechazarán la constitución propuesta y se aferrarán a la actual, que los opositores denominan despectivamente Constitución de Pinochet porque fue promulgada en 1980 bajo la dictadura de Augusto Pinochet, aunque reformada sustancialmente desde entonces. Pocos habrían predicho este resultado en marzo al comienzo del mandato de Boric.

Rechazo

Si bien es prematuro realizar un análisis post-mortem, creo que algunas de las razones por las que los votantes pueden rechazar ampliamente la nueva constitución pueden identificarse.

En primer lugar, los votantes perciben la nueva constitución como una ruptura total con el modelo chileno de libre mercado y fuertes derechos de propiedad, extremadamente exitoso, aunque desgastado. Si bien esa ruptura es precisamente lo que propugnaban los partidarios, la mayoría de los chilenos parecen reacios a entregar las llaves del auto a una administración que ha demostrado estar tan ciega como un murciélago ante los problemas de la nación, priorizando constantemente la ideología sobre la sustancia.

Inseguridad

En segundo lugar, los chilenos se han enfrentado a una crisis de seguridad tan grave como cualquiera que haya conocido el país durante los últimos 30 años. La región de la Araucanía en el sur ha estado sitiada por grupos mapuche militantes que emplean tácticas terroristas y han interrumpido la vida cotidiana y el comercio con ataques a la propiedad, incendios provocados y asesinatos.

Como candidato, Boric criticó la declaración de estado de emergencia de la administración anterior y prometió que no la renovaría, sino que optaría por buscar el diálogo. La ingenuidad de esta estrategia quedó al descubierto durante la primera semana de la administración cuando la caravana del ministro del Interior, que visitaba la zona, fue interrumpida por disparos. Con la violencia fuera de control, el gobierno cambió de rumbo y restableció la declaración de emergencia en mayo.

Pero no es sólo la incapacidad del gobierno para hacer frente al terrorismo en el sur lo que ha agriado el ánimo de los chilenos. Los niveles de delincuencia en las zonas urbanas están aumentando, y la nueva administración ha adoptado la extraña posición de que el uso de la fuerza por parte de la policía casi siempre es injustificado. Además, los votantes perciben los altos niveles de inmigración ilegal como los culpables del deterioro de la situación y ven que la administración no está dispuesta a asegurar la frontera.

Por último, una economía lenta con la inflación en su punto más alto desde principios de la década de 1990 ha inducido un remordimiento adicional de los compradores sobre la nueva constitución. Para empeorar las cosas, el gobierno tiene la intención de echar gasolina al fuego con una transferencia única en efectivo de aproximadamente $ 120 a más de 7 millones de chilenos, con un precio de $ 1 mil millones.

Mario Marcel

Inicialmente, Boric dominó con éxito el nerviosismo del mercado al nombrar al director del banco central, Mario Marcel, como ministro de Finanzas. Sin embargo, el tecnócrata comenzó a perder su brillo cuando el tipo de cambio del peso superó los 1000 por dólar estadounidense, una barrera psicológica importante, por primera vez en julio.

Además, a pesar de que Marcel presta su credibilidad para la administración, muchos en la coalición, especialmente el Partido Comunista, tienen poca paciencia con su discurso de responsabilidad fiscal, y algunos esperan que esté fuera del gobierno antes de fin de año. Habiendo proporcionado garantías de mercado antes del referéndum, su utilidad después del hecho habrá expirado.

Es evidente que estas variables están haciendo del referéndum constitucional una elección de esperanza contra miedo, y este último históricamente tiene la ventaja en contextos electorales. Sorprendentemente, la retórica color de rosa de Boric de poner fin a la explotación neoliberal para marcar el comienzo de un futuro más brillante y equitativo para Chile se quedó sin combustible antes de lo que incluso sus críticos más fervientes pensaron posible.

Por ahora, parece que Chile podría esquivar esta bala dirigida a su modelo político y económico decididamente exitoso. Lo que sucede después de que los ciudadanos rechazan el proyecto de constitución es una incógnita. Por desgracia, la nube de incertidumbre sobre lo que solía ser el modelo de estabilidad y crecimiento de América Latina no se disipará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.