Obispos reunidos en frontera de Chile, Bolivia y Perú

Obispos reunidos en frontera de Chile, Bolivia y Perú. Conclusiones de encuentro de obispos y agentes de la pastoral en movilidad humana en la frontera entre Chile, Bolivia y Perú.

Obispos Chile Bolivia Perú

En las instalaciones de la Casa de Ejercicios Emaús de la diócesis de San Marcos de Arica, se realiza del 23 al 26 de mayo el VIII Encuentro Internacional de Pastoral de la Movilidad Humana con la participación de Obispos y agentes de pastoral de los países vecinos de Bolivia, Perú y Chile para reflexionar juntos y compartir las experiencias sobre el servicio humanitario que, como Iglesia, ofrecen a los migrantes en diferentes realidades.

En los últimos tiempos, y especialmente con la actual situación de emergencia sanitaria, nadie ha quedado indiferente ante la realidad que nos ha tocado vivir y testimoniar en nuestros países, subrayó el Padre Lauro Bocchi, Vicepresidente Ejecutivo de INCAMI (Instituto Católico Chileno de Migraciones).

Destacan las palabras de Monseñor Moisés Atisha Contreras, obispo de San Marcos de Arica: “La reunión de obispos fronterizos se lleva a cabo desde hace 15 años y esta es la octava. El problema a enfrentar siempre ha sido la situación de las fronteras, la movilidad humana, la trata de personas”.

Ley migraciones

El encuentro de este año tiene una novedad, consistente en el estudio de la nueva ley chilena de migraciones. Monseñor Ciro Quispe López, obispo de la Prelatura de Juli, Perú, subrayó: “No solo estamos compartiendo nuestro trabajo, nuestras experiencias, los dolores de los migrantes, los sufrimientos de las familias, los anhelos y sueños de mejores condiciones de vida, sino que también estamos tratando de hacer un trabajo común como Iglesia en estos lugares ‘tendiendo puentes’ entre nosotros, para trabajar de manera articulada».

Incluso Monseñor Ricardo Morales Galindo, obispo de Copiapó, Chile, dijo sentirse feliz de compartir experiencias con quienes están realizando la pastoral de los inmigrantes en nuestras tierras, “sobre todo para aprender de lo que están haciendo hoy otros hermanos y hermanas del Perú y de Bolivia. a favor de nuestros hermanos migrantes, es una experiencia cada vez más enriquecedora porque los desafíos son cada vez mayores, la realidad de la inmigración nos desafía y como pueblos hermanos debemos saber acoger a quienes llegan a nuestras fronteras, mostrar ese rostro misericordioso que tiene el La Iglesia hoy debe dar, como testimonio de su seguimiento y fidelidad a Jesucristo».

Cada uno de nosotros llevamos a cabo un servicio muy diferente, dijo monseñor Basilio Mamani Quispe, obispo auxiliar de La Paz, Bolivia, por lo que “estamos en este encuentro para informarnos y sobre todo para compartir este servicio que presta la Iglesia en las fronteras”. Este intercambio sirve también “para brindar un mejor servicio a nuestros hermanos migrantes, para que ellos también se sientan hermanos, apoyados por nosotros”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.