Operación Cóndor, visiones desde el arte en museo de EE.UU.

Operación Cóndor, visiones desde el arte en museo de EE.UU. La curadora Carla Acevedo-Yates presenta en museo estatal de Michigan las repercusiones de un plan geopolítico a partir de expresiones artísticas.

Operación Cóndor EE.UU.

Al describir su enfoque para organizar la exposición, Acevedo-Yates dijo: “La gente podría pensar: ¿por qué debería preocuparme por estos artistas? ¿Por qué tener esta exposición aquí? ¿Por qué pensar en estas historias? Pero para mí y para mucha gente, estas historias son parte de la historia de Estados Unidos. Hubo mucha participación de la política estadounidense en el apoyo a estas dictaduras».

A través de una línea de tiempo histórica y textos didácticos producidos por estudiantes de doctorado de múltiples disciplinas en Michigan, la exposición comienza ofreciendo un contexto geopolítico más amplio.

Esto incluye los detalles de la Operación Cóndor, la campaña de represión política respaldada por los Estados Unidos y el intercambio de inteligencia de la CIA diseñada para derrocar a los líderes designados democráticamente que representaron una amenaza para los intereses financieros estadounidenses durante la Guerra Fría.

Como resultado de este programa terrorista dirigido a erradicar el comunismo en América Latina, algunos periodistas han especulado que casi medio millón de personas fueron brutalmente asesinadas o «desaparecidas» entre los años cincuenta y noventa.

En una pantalla de video con forma de pancarta se reproducen imágenes de archivo de las acciones estéticas políticas del colectivo chileno Colectivo de Acciones de Arte (CADA).

Es un grupo de artistas, poetas y otros creativos que estuvieron activos en Santiago entre 1979 y 1985 Titulado «No +» (1983-89).

Otro colectivo de artistas chileno, Yeguas del Apocalipsis, tiene varias obras a la vista, entre ellas la documentación de una acción pública, «La Refundación de la Universidad de Chile» (1988). La misma fue pritagonizada por dos de sus miembros, el poeta Pedro Lemebel y Francisco Casas.

Caribe Mexico