Oposición de Venezuela se sube a la ola de levantamientos

Oposición de Venezuela se sube a la ola de levantamientos. Cantando «no tenemos miedo», miles de venezolanos tomaron las calles el sábado en la mayor manifestación antigubernamental en meses.

Oposición Venezuela

Esto ha marcado una oferta de la oposición para revitalizar el movimiento contra el presidente Nicolás Maduro, después de una serie de levantamientos populares en toda Sudamerica.

Las protestas no parecían coincidir con las gigantescas protestas contra Maduro a principios de este año, pero aun así representaron un gran aumento de las protestas a menor escala de los últimos meses.

En algunos barrios de la capital, los manifestantes se enfrentaron a la policía disparando gases lacrimógenos. Pero las manifestaciones se sintieron inspiradas por el levantamiento en Bolivia la semana pasada que vio a una oposición dividida unirse, ganar el respaldo de los militares y forzar la renuncia del ex presidente aliado de Maduro.

Las manifestaciones masivas en las últimas semanas también han provocado cambios de política por parte de los gobiernos de Chile y Ecuador.

«Los venezolanos no deberían pensar en un líder o un partido, sino en estar unidos», dijo Víctor Hugo Rodríguez, un estudiante de derecho de 20 años entre la multitud en Caracas. «Si los bolivianos lo lograron, nosotros también podemos».

Llamadas por el líder opositor Juan Guaidó, reconocido como líder legítimo de Venezuela por más de 55 naciones, as protestas contra Maduro se desarrollaron en toda Venezuela. Los organizadores también montaron protestas paralelas más pequeñas en Estados Unidos y Europa.

«Hoy volvemos victoriosos, porque estamos en las calles y nos quedaremos hasta que logremos nuestro objetivo», dijo Guaidó a la multitud. Y agregó que había hablado con la autodenominada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, y también estaba celebrando la «transición de la nación hacia la democracia y la libertad».

«Los que decidieron unirse saben que esto depende de todos», dijo Guaidó a los periodistas. «Al igual que lo que sucedió en Bolivia».