Pabellón de Chile en Bienal de Venecia, propuesta inquietante

Pabellón de Chile en Bienal de Venecia, propuesta inquietante. Pabellón de Chile en Bienal de Venecia se compone en gran parte por videoinstalación panorámica, centrada en turberas de Patagonia.

Chile pabellón Bienal Venecia

Pabellón de Chile en la Bienal de Venecia provoca colas de más de 20 minutos para entrar en el Arsenale. Algunos dijeron que la espera no valió la pena, aunque los visitantes que perseveraron pudieron ver una instalación cinematográfica técnicamente compleja centrada en las turberas de la Patagonia.

Esa obra, parte de un pabellón llamado “Turba Tol Hol-Hol Tol”, es creación del artista Ariel Bustamante, la historiadora del arte Carla Macchiavello, el arquitecto Alfredo Thiermann y la cineasta Dominga Sotomayor, mientras Camila Marambio se desempeñó como curadora del pabellón.

El enfoque de la propuesta es el pueblo Selk’nam y su dependencia del entorno natural de Tierra del Fuego, que actualmente enfrenta la amenaza de destrucción ecológica. En su creación también participaron miembros del pueblo selk’nam.

La espera para ver esta obra viene porque estás obligado a mirar esta videoinstalación de principio a fin. Solo se permiten ocho personas a la vez y el trabajo dura unos 15 minutos.

Una vez dentro, los espectadores suben una rampa y llegan a una pantalla panorámica. La pantalla en sí no es como la tradicional que se encuentra en un cine: es tan delgada como una capa de piel y se les dice a los espectadores que no la toquen porque está hecha de un tipo de material biológico no revelado.

Cuando comienza la película, se pide a los espectadores que se sienten en el suelo y permanezcan en silencio; no es que sea fácil hablar sobre la fuerte banda sonora de la obra, cuyo zumbido y estruendo se puede sentir físicamente. Un asistente me describió este aspecto del pabellón como un baño de sonido.

Abstracción

La película en sí es algo difícil de describir porque muchas de sus imágenes bordean la abstracción. Al comienzo, la cámara se cierne sobre lo que parece ser una turbera. Luego, la cámara se hunde lentamente en la turba y se adentra gradualmente en la tierra. Sónicamente, la instalación se vuelve cada vez más intensa a medida que lo hace: el efecto simula un estado primordial en el que los visitantes parecen estar en estrecha conexión con la naturaleza.

Luego hay un período de silencio y la cámara vuelve a subir. Una vez sobre la tierra otra vez, hay oscuridad. Formas espectrales emergen de ese vacío, corriendo en círculos y cantando mientras lo hacen. Una vez que termina la película, los espectadores pueden salir por donde entraron y se les invita a tocar los campos de musgo transportados al pabellón en el camino.

Hasta ahora, el pabellón de Chile ha resultado divisivo, con algunos cautivados por los elementos inmersivos y otros decepcionados después de esperar tanto tiempo para entrar. Pero las largas colas son parte de la experiencia de la Bienal de Venecia y, por lo general, revelan qué pabellones son los interesantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.