Perú, presidente Castillo en la mira del Parlamento

Perú, presidente Castillo en la mira del Parlamento. Presidente de Perú, Pedro Castillo, está en la mira del Parlamento que lo amenaza con su destitución ante una caótica administración.

Perú Castillo Parlamento

El Congreso en Perú debatirá este miércoles la destitución del presidente Castillo, por «incapacidad moral». Dos de sus antecesores ya habían tenido que acortar sus mandatos, en 2018 y 2020. El país, que ha tenido cinco gobiernos en dieciséis meses, se encuentra sacudido por una fuerte inestabilidad política.

El miércoles Castillo se juega con la cabeza. El Parlamento dominado por la oposición aprobó el último jueves el debate de una nueva moción para acusarlo por «incapacidad moral». Pedro Castillo podrá defenderse en la casa de las leyes.

Este es el tercer intento de desalojar del poder al exprofesor sindicalista desde que asumió el cargo en julio de 2021. El anterior data de marzo. Si se adopta, debería celebrarse una elección presidencial anticipada. Pero esto requerirá una mayoría calificada de 87 votos de 130, y no una mayoría simple de 66 votos.

En octubre, el presidente Castillo denunció «un golpe parlamentario» y pidió la intervención de la Organización de Estados Americanos (OEA), mientras que el titular del Parlamento, José Williams, lo acusó de querer disolver la Asamblea.

Poco antes de que se anunciara el debate de la nueva moción, desde Washington, el panel de la OEA encargado de evaluar la crisis peruana recomendó “una tregua política” antes de un “diálogo formal” destinado a encontrar una salida a la enconada pugna entre el Ejecutivo y el Poder Ejecutivo. legislatura.

Congreso cerrado

Desde hace varios días se rumorea que Pedro Castillo pretende cerrar el Congreso con la ayuda del ejército, para evitar el debate sobre su destitución. La sorpresiva renuncia del ministro de Defensa, Daniel Barragán, el sábado, reforzó a ojos de ciertos analistas esta hipótesis: su salida estaría motivada por una negativa a negociar con los militares para apoyar el supuesto golpe.

El jefe de Estado desmintió este escenario el domingo en una serie de tuits: “Niego rotundamente que mi gobierno esté tramando un cierre del Congreso para evitar un juicio político”, proclama el Presidente.

En la moción anterior, en marzo, la oposición hizo dos agravios contra el Portavoz. Primero, haber intervenido en un caso de corrupción protagonizado por su entorno; luego, haberse declarado abierto a referéndum sobre el tema de una salida para Bolivia en el Océano Pacífico. Era entonces la sexta moción de juicio político del Parlamento peruano por «incapacidad moral permanente» contra un presidente en funciones desde 2017. Dos de ellas llevaron a la salida anticipada de los presidentes Pedro Pablo Kuczynski (derecha), en 2018, y luego Martín Vizcarra (centro), en 2020.

Inestabilidad estable

Otro reproche recurrente al actual presidente es la inestabilidad de su gobierno. El 25 de noviembre nombró a su quinto primer ministro en dieciséis meses, un récord en un país acostumbrado a gabinetes de corta duración.

La ministra de Cultura, Bettsy Chávez, de 33 años, reemplazó al abogado Aníbal Torres, de 77 años, quien renunció luego que el parlamento le negara el voto de confianza. Sin embargo, Torres no se había preocupado, poco después de su nombramiento, cuando había confirmado declaraciones realizadas en el pasado, donde juzgaba que Hitler como Mussolini, también había «hecho buenas obras».

“Los regímenes de muerte y terror no pueden ser una señal de progreso”, protestó la embajada israelí. La Embajada de Alemania también alzó la voz. Pero esta particular visión de la historia había conmocionado mucho más en el exterior que en el Perú.

Si se niega la confianza en Bettsy Chávez, el Presidente (si no ha sido destituido entretanto) tendrá la posibilidad de disolver el Parlamento y convocar a nuevas elecciones legislativas. Pero es poco probable que corra ese riesgo. Su índice de popularidad, aunque ligeramente al alza, sigue siendo bajo, un 31% de opiniones favorables en noviembre. Por su parte, el Parlamento solo es aprobado por el 10% de los encuestados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *