Perú, reabren Machu Picchu al turismo luego de ola de protestas

Perú, reabren Machu Picchu luego de ola de protestas. Gobierno del Perú informó la reapertura de Machu Picchu, el principal atractivo turístico del país, luego de casi un mes de protestas.

Perú Machu Picchu turismo

Luego de 25 días de cierre debido a las protestas que sacuden a Perú desde diciembre pasado reabrió al turismo el Machu Picchu. Los primeros turistas ingresaron al sitio arqueológico el miércoles por la mañana, bajo un sol inusual para la temporada.

Pudieron visitar los diversos lugares sagrados y templos que conforman la «llaqta» (ciudadela en quechua) en paz debido a la muy baja asistencia.

Unos 700 turistas, incluidos británicos y franceses, habían visitado el sitio arqueológico abierto al turismo en Perú al mediodía del miércoles, según el Ministerio de Cultura, cuyos funcionarios asistieron a la reapertura del sitio Machu Picchu.

“El aforo es de 4.044 visitantes por día de 6 a 16 horas”, dijo Maritza Rosa Candia, directora del ministerio en Cusco, la antigua capital del Imperio Inca ubicada a 110 km de Machu Picchu.

El famoso sitio, catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1983, fue cerrado el 21 de enero debido a manifestaciones que exigían la renuncia de la presidenta Dina Boluarte.

La vía férrea, única vía para llegar al sitio, desde el poblado de Ollantaytambo, a 30 km de distancia, estuvo cortada durante 18 días, habiendo sido dañada la vía por los manifestantes.

Vías de acceso

Como resultado, el sector de Machu Picchu sufrió escasez de productos básicos. La semana pasada, el tráfico ferroviario se reanudó parcialmente, pero el acceso a los trenes estaba restringido a los locales.

La señora Candia explicó que cuando se cerró el sitio arqueológico, las autoridades aprovecharon para trabajar “en el mantenimiento y conservación” de las vías.

El turismo, un sector clave de la economía peruana y una importante fuente de empleo, atraía a unos 4,5 millones de visitantes al año antes de la pandemia de Covid en 2020.

Dina Boluarte

Más de dos meses después de tomar el poder, Boluarte todavía se niega a renunciar. Según las encuestas, el apoyo a las protestas era del 59 por ciento a fines de enero. Un 74 por ciento exige la renuncia del presidente; el 73 por ciento está llamando a nuevas elecciones este año; y el 69 por ciento quiere una nueva constitución.

Los intentos de centralizar las demandas de protesta han fracasado hasta ahora. Mientras algunos manifestantes pretenden reconstruir el país a través de una reforma constitucional que cambiaría el modelo económico y consagraría al Perú como un estado plurinacional, otros solo buscan el retorno a la democracia y cambios institucionales. El único objetivo compartido entre los manifestantes es la dimisión de Boluarte y elecciones anticipadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *