Petróleo de Venezuela, el nuevo tesoro de Rusia

2 min read

Petróleo de Venezuela, el nuevo tesoro de Rusia. Un acontecimiento clave que apoya las ambiciones de Moscú en América Latina es el colapso económico de Venezuela y el surgimiento de una de las peores crisis humanitarias en la historia moderna.

Venezuela Rusia

Durante décadas, en la Guerra Fría, América Latina fue un punto focal de conflicto entre las dos superpotencias, Estados Unidos y la Unión Soviética. Si bien Estados Unidos salió victorioso después que la Unión Soviética se disolvió en 1991, la Rusia de Putin pudo lograr lo que nadie durante cuatro décadas, ganar una ventaja en la guerra silenciosa por América Latina.

Venezuela, que posee las mayores reservas de petróleo del mundo, fue una vez de las democracias más ricas y estables de América Latina. Su próspera capital cosmopolita, Caracas, ha sido considerada durante mucho tiempo la joya cultural de América del Sur.

La vasta riqueza petrolera de Venezuela, que se ha desperdiciado en las últimas dos décadas, proporcionó una fuente de capital que le permitió convertirse en la nación más desarrollada de América del Sur. Después de décadas de mala gestión a manos de Chávez y ahora Maduro, el país está en ruinas. La severidad de la crisis de Venezuela se ilustra con la contracción del PIB en 2019 en un increíble 35%, en comparación con el crecimiento de 6.5% anual, 30 años antes.

Los disturbios civiles, la corrupción desenfrenada y la mala conducta de Caracas no son los únicos culpables. La prolongada caída de los precios del petróleo ha causado estragos considerables en la economía petrolera de Venezuela.

La industria petrolera está decayendo rápidamente. En junio de 2020, la producción de petróleo de Venezuela cayó a un mínimo récord de 422.400 barriles diarios, que fue menos de un sexto de su producción diaria promedio de 2015. Eso impacta severamente los ingresos fiscales de Caracas y la economía de Venezuela porque el petróleo representa el 99% de los ingresos de exportación.

La producción seguirá deteriorándose debido a la disminución de la inversión y la fuga de mano de obra calificada, lo que ejerce una mayor presión sobre la implosiva economía.

Trump en Venezuela

El uso agresivo de sanciones por parte de la administración Trump, cuyo objetivo es evitar que las empresas y los países realicen negocios con el régimen de Maduro, está intensificando los problemas económicos de Venezuela.

La dificultad agravada de los venezolanos cada día causada por las sanciones está amplificando un considerable sentimiento anti estadounidense que, según los académicos, perdura en todos los niveles de la sociedad latinoamericana, debido a la larga historia de prepotencia estadounidense e intervención regional.

Esto crea la oportunidad ideal para que Moscú refuerce sus lazos con Venezuela y gane una posición considerable en América Latina. Moscú ha codiciado durante mucho tiempo un papel destacado en América Latina para atacar la hegemonía regional de EE. UU., obtener el control de las áreas de considerable riqueza petrolera y solidificar la imagen de Rusia como potencia mundial .

Actuar como prestamista de último recurso para el régimen de escasez de dinero de Maduro forma una parte clave de la estrategia de Moscú, especialmente desde la introducción de las sanciones financieras de Estados Unidos. Esas medidas hacen que sea prácticamente imposible para Venezuela realizar negocios con otros países y empresas para ganar divisas muy necesarias.

El impacto de la pandemia de coronavirus en América Latina hace que las ofertas de asistencia de Moscú sean más atractivas en una región que está soportando la peor parte de la enfermedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Brazil
Caribe Mexico
GANAS DE MENDOZA
HOTELGUARANI
HOTELGUARANI