Pueblo fantasma de lujo en África, misterio en Guinea Ecuatorial

Pueblo fantasma de lujo en África, misterio en Guinea Ecuatorial. El dictador de Guinea Ecuatorial estaba construyendo nueva capital reluciente en la jungla, pero se acabó el dinero del petróleo y África se quedó sin lujo.

Guinea Ecuatorial África

Teodoro Obiang Nguema, de Guinea Ecuatorial, celebrando 40 años en el poder hace un tiempo, un récord para cualquier presidente actual del mundo.

El líder preparó a su hijo Teodorin, y al que era su vicepresidente para asumir el cargo principal del pequeño estado petrolero en África central.

Teodoro Obiang llegó al poder el 3 de agosto de 1979, él y sus oficiales derrocaron a su tío, el dictador Francisco Macías Nguema, quien fue baleado dos meses después.

El país se estuvo enriqueciendo y se encuentró entre los mayores PIB per cápita de África: $ 19,513 per cápita en 2017, según un informe de la ONU.

Pero esta nueva riqueza se ha utilizado principalmente para financiar proyectos faraónicos, como el de Djibloho, que por sí solo consumió casi la mitad del presupuesto del país en 2016 en detrimento de la educación o la salud. Y el de la frustrada nueva capital, Mongomo, una oda al lujo.

Así, la esperanza de vida se estanca por debajo de los 60 años en el país.

Corrupción

Al mismo tiempo, Guinea Ecuatorial es citada regularmente por ONG como uno de los países más corruptos del mundo y sus millonarios prefieren invertir en lujosas mansiones privadas en Europa.

El hijo del presidente, Teodorin Obiang, fue condenado en 2017 en París a tres años de prisión y una multa de 30 millones de euros en el caso de “bienes mal habidos”, decisión que apeló.

Teodoro Obiang, por su parte, muestra su desprecio por todos los críticos «occidentales» de su gestión y las violaciones de derechos humanos.

Los opositores son arrestados con frecuencia y muchos de ellos han encontrado refugio en el extranjero, particularmente en España.

Derroche

El gobernante de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, de 78 años, y su familia han utilizado las ganancias de un boom de décadas en la industria petrolera del país para asegurar un control casi inquebrantable en el poder en la dictadura más antigua de África.

Dice Ávila Laurel: “Lo más probable es que el dinero del petróleo se acabe sin que los guineanos se beneficien jamás”.

El petróleo podría haber sido una bendición en lugar de una maldición para Guinea Ecuatorial, que consiste en una isla cubierta de jungla en el Golfo de Guinea y una franja de la costa de África Occidental. Las principales empresas extranjeras se apresuraron a explotar los depósitos descubiertos en sus aguas territoriales a fines de la década de 1990, generando miles de millones de dólares en ingresos cada año para el gobierno.

Pero poco de ese dinero ha llegado a la población. En cambio, mucho se ha canalizado hacia proyectos vanidosos, como organizar la Copa de África 2015 en medio de la epidemia de ébola en África Occidental y construir un complejo para una cumbre de la Unión Africana con una villa para cada jefe de estado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.