Pueblo mapuche de Chile lucha por recuperar lo perdido

Pueblo mapuche de Chile lucha por recuperar lo perdido. El pueblo mapuche es el grupo indígena más grande del país, que comprende el 12 por ciento de la población total, sigue en lucha.

Pueblo mapuche Chile lucha

Alberto Curamil se levanta la camisa para mostrar un mosaico de cicatrices de un disparo de escopeta. Dice que la policía le disparó cuando salía de una protesta. «Cada uno de estos perdigones se metió más de 10 centímetros en mi cuerpo», dice. «Las cicatrices permanecen, pero no abandonaremos la lucha. Continuaremos para siempre».

Está en un bosque idílico, en el centro de Chile. Pero es un área que se ha convertido en un campo de batalla entre los indígenas mapuche y las fuerzas de seguridad del gobierno.

Como «lonko» o jefe mapuche, Curamil es uno de los líderes de un movimiento para reclamar y proteger la tierra tradicional que, dice, fue robada a su pueblo.

“Se hicieron tratados importantes pero el Estado chileno rompió estos acuerdos por interés económico y hasta el día de hoy sigue tratando de gobernar nuestros territorios”, dice.

Para los políticos conservadores de Chile, es un militante peligroso. En octubre pasado, el gobierno declaró el estado de emergencia en la región luego de una serie de enfrentamientos violentos.

Premio ambiental

Para los progresistas, es un héroe medioambiental. En 2019, recibió el prestigioso Premio Ambiental Goldman, a veces llamado el «Nobel verde», por detener dos proyectos de represas.

Para ganar la pelea, Curamil construyó una amplia base de campaña más allá de la comunidad mapuche, obteniendo ayuda de ONG ambientalistas, académicos y abogados.

Su hija Belén tuvo que aceptar el premio en San Francisco en su nombre mientras estaba en prisión.

«Somos una amenaza para el mundo de los negocios», dice. “Los militares nos ven como criminales y están autorizados a dispararnos”.

La policía trató de encarcelarlo por 50 años por participación en un robo a mano armada.

No había evidencia física que lo vinculara con el crimen, y los partidarios afirmaron que la acusación tenía como objetivo detener su activismo. Fue absuelto de todos los cargos.

Solo 18 meses después, participó en una protesta después de que incendiaran la casa de un activista mapuche. Los manifestantes bloquearon la carretera con neumáticos en llamas.

Curamil dice que se estaba alejando cuando la policía en una camioneta lo persiguió y disparó una lata de gas lacrimógeno contra el vehículo, luego le disparó en la pierna y el cuello cuando intentaba salir.

Pero recibir un disparo y ser encarcelado no lo ha frenado.

Gente de la tierra

Mapuche significa «gente de la tierra». Es el grupo indígena más grande del país, que comprende el 12 por ciento de la población chilena, y fue el último en ser derrotado.

En la década de 1880, los mapuches aún controlaban una vasta nación, llamada Wallmapu, que se extendía desde el Pacífico hasta más allá de los Andes.

Pero el joven gobierno chileno, habiendo ganado la independencia de España, usó su ejército moderno para aplastar la independencia de Wallmapu.

El siguiente desastre para los mapuche se produjo un siglo después, cuando el dictador general Augusto Pinochet, respaldado por Estados Unidos, vendió gran parte de lo que quedaba de sus tierras comunales, privatizó el agua y otorgó a las grandes corporaciones derechos de desarrollo de sus bosques y ríos.

Se talaron árboles antiguos para dar paso a plantaciones de eucaliptos de rápido crecimiento.

Los ríos que eran sagrados para los mapuche fueron represados ​​para proyectos hidroeléctricos.

Hoy, el impulso por la energía limpia amenaza lo que los mapuche ven como sus volcanes sagrados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *