Rafael Urrejola, el hombre del terroir en vinos de Chile

Rafael Urrejola, el hombre del terroir en vinos de Chile. El enólogo jefe de la bodega de Chile Viña Undurraga, Rafael Urrejola, es conocido por su asombrosa habilidad para detectar nuevos terroir usando su intuición.

Rafael Urrejola vinos Chile

Rafael Urrejola se incorporó a Viña Undurraga, ubicada en el corazón del Valle del Maipo de Chile, en 2007. Inicialmente encargado de desarrollar una nueva gama de vinos basados ​​en el terruño, la ahora emblemática marca conocida como TH recibió su nombre, por lo que el hombre se convirtió en leyenda.

Urrejola es conocido como el Terroir Hunter en Chile. Pero, ¿cómo se siente con el apodo? Qué dice el hombre que fue coronado como Enólogo chileno del año 2017 por Tim Atkins y conversa sobre cómo irrumpir en nuevos territorios y nunca aceptar un no por respuesta.

– ¿Cómo surgió la gama TH?

– Queríamos desarrollar un proyecto que tuviera que ver con el terruño. La idea era crear una gama específica para vinos de terruño, de diferentes regiones, todos bajo la misma etiqueta. Cada año, los cambiamos y encontramos las mejores y más emocionantes ubicaciones. Comenzamos con solo cuatro vinos, y ahora tenemos alrededor de 20 en la colección.

– Y así te conocieron como el Terroir Hunter …

– Odié el nombre al principio. Se sentía como llevar una bolsa de piedras sobre mis hombros. Pero luego dije: ‘Está bien, ahora tengo que estar a la altura’. Pero cuando tiene la confianza, la confianza y el apoyo de la empresa, lo hace más fácil. Puede que sea mi apodo en la botella, pero su contenido es el resultado de mucho trabajo en equipo. Consulté con muchas personas: enólogos, viticultores, geólogos (incluido uno que trabajó en la finca Il Palagio de Sting, en Toscana). Es una colaboración real.

Dicen que puedes ‘sentir’ cuando una ubicación en particular es el lugar perfecto para plantar …

Es como algo místico, una intuición. Solo tienes una sensación sobre algunos lugares. Tome nuestro TH Cabernet de Maipo, por ejemplo. A nadie le gustó el vino, no le iba bien, así que salí a nuestro viñedo de 30 años al pie de los Andes. Pasé un tiempo allí, miré a mi alrededor y luego le dije al viticultor ‘Es imposible hacer un mal vino aquí, en un lugar tan especial’. Solo sabía que tenía el potencial. Entonces, cambiamos algunas cosas y creo que el vino se convirtió en el primer vino Unduragga en la portada de Decanter.

– Ha elaborado vinos de algunos lugares sorprendentes. ¿Tus sugerencias siempre son bien recibidas?

– Muchas veces la gente ha pensado que estaba loco por intentar hacer vino en un lugar determinado. Digo ‘todavía no he hecho un vino azul o amarillo, así que no estoy loco’. Cuando tengo una idea, realmente la apunto. Si resulta ser una mala idea, entonces es justo. Pero hay que tener perseverancia cuando realmente cree que algo funcionará. Eso, y mucha pasión y concentración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Caribe Mexico