Reforma constitucional de Chile, aire y fuerza para la derecha

Reforma constitucional de Chile, aire y fuerza para la derecha. La Convención Constitucional, formada después de que los movimientos sociales barrieron a Chile en 2019, han dado solidez a la derecha.

Reforma constitucional Chile derecha

Después de tres años de agitación, Chile se encuentra en una encrucijada. El 14 de mayo, los delegados dejaron de escribir y comenzaron a revisar un borrador de lo que podría ser la constitución más progresista del mundo. La Convención Constitucional, formada después de que los movimientos sociales barrieron el país en 2019, entregará un nuevo borrador de carta el 4 de julio, con derechos de gran alcance para los pueblos indígenas, las mujeres, la comunidad LGBTQ, las personas con discapacidades, el medio ambiente e incluso los animales.

El documento cumple con la visión de los reformadores para un nuevo Chile, pero el contenido progresista y el proceso a menudo caótico han alimentado la ansiedad de la derecha. Una minoría en la convención, los grupos de derecha han luchado para influir en el proceso de redacción, recurriendo a tácticas del libro de jugadas iliberal: infundir miedo, difundir desinformación y demonizar a la oposición.

El momento actual muestra que si bien el uso de la redacción de la constitución para reiniciar la democracia genera nuevas posibilidades políticas, también puede envalentonar a los oponentes poderosos. Ya sea que los votantes adopten o rechacen la constitución en el referéndum del 4 de septiembre, la derecha antidemocrática en Chile llegó para quedarse.

Protestas

En 2019 , la derecha de Chile vio con horror cómo las protestas encabezadas por trabajadores, estudiantes, jubilados, feministas, indígenas y otros progresistas paralizaron el país durante semanas. Frustrados por la movilidad socioeconómica limitada, las instituciones democráticas que no respondían y una clase política desconectada, los activistas incendiaron estaciones de metro, derribaron los estatutos de los colonizadores españoles y exigieron una sociedad más igualitaria. La derecha descartó las preocupaciones de los manifestantes y denunció el desorden y la destrucción.

Los activistas permanecieron en las calles a pesar de la brutal respuesta policial. Rastrearon muchos de los problemas de Chile a una fuente: la constitución actual, ratificada en 1980 durante la dictadura militar del general Augusto Pinochet. El estallido social —o “explosión social”, como se llama a las protestas— culminó con el Acuerdo por la Paz Social de 12 puntos y una Nueva Constitución. Firmado por líderes del partido de todo el espectro ideológico, el acuerdo describía los pasos para redactar una nueva carta.

Urnas

El proceso ha enviado a los chilenos a las urnas dos veces. Primero, votaron si convocar una convención constitucional y qué forma debería tomar. En octubre de 2020, el 78 por ciento votó por una nueva constitución redactada en su totalidad por delegados ciudadanos. (Solo cinco de los 346 distritos del país votaron en contra , incluidos los tres municipios más ricos de Santiago).

En segundo lugar, seleccionaron a los delegados. En mayo de 2021, los chilenos eligieron a nuevos políticos, independientes y activistas de movimientos sociales para completar la Convención Constitucional de 155 miembros. Ambos votos constituyeron una aplastante derrota de la clase política que gobernaba el país desde el retorno de la democracia en 1990.

Los chilenos eligieron a personas fuera de los partidos habituales, tanto de izquierda como de derecha, para redactar la nueva constitución. Ochenta y siete por ciento de los delegados nunca antes han ocupado un cargo electivo. Dos tercios son independientes y muchos representan partidos formados en los últimos seis años , ya que los votantes buscaban nuevas alternativas.

En el momento de las elecciones de delegados en mayo pasado, los partidos tradicionales de derecha, la Unión Democrática Independiente (UDI) y Renovación Nacional, ocupaban la presidencia y el 46 por ciento de los escaños en la cámara baja. Sin embargo, ganaron solo el 21 por ciento de la convención, solo 32 escaños.

Los delegados también representan a grupos que históricamente han carecido de poder político. Gracias a una disposición de paridad de género, las mujeres obtuvieron la mitad de los escaños (en comparación con el 23 por ciento en la cámara baja). A los pueblos indígenas se les garantizaron 17 escaños, elegidos a través de listas especiales por miembros de las 10 Primeras Naciones de Chile. La líder mapuche, activista y lingüista Elisa Loncón fue la primera presidenta de la convención.

La derecha explota las rápidas deliberaciones y el rápido ritmo de la convención para socavar su legitimidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.