Reserva marina en Ecuador, nueva área de 60 mil kilómetros cuadrados

Reserva marina en Ecuador, nueva área de 60 mil kilómetros cuadrados. La creación de nueva reserva marina en Ecuador protegerá especies en peligro de extinción, como tortugas marinas, mantarrayas, ballenas y tiburones.

Ecuador reserva marina

La reserva de 60.000 kilómetros cuadrados forma parte del Corredor Marino del Pacífico Oriental Tropical que se extiende desde Ecuador hasta Costa Rica, y protegerá la vida marina de las amenazas de la pesca industrial y el cambio climático.

La reserva de la Hermandad es particularmente importante ya que forma parte de la ruta transitoria de reproducción de especies marinas en peligro de extinción.

Mejorar la conectividad de las áreas protegidas es uno de los desafíos de la conservación a nivel mundial, y aunque América Latina y el Caribe están a la vanguardia, se podría hacer más, dicen los expertos. La región tiene más de 10 millones de kilómetros cuadrados de áreas de conservación terrestres y marinas, o el 24,6 % de la superficie terrestre y el 23,2 % de los espacios marinos, ya bajo alguna forma de conservación.

“Ahora que el mundo se embarca en la visión de proteger efectivamente el 30 por ciento de las áreas terrestres y marinas del planeta, América Latina y el Caribe podría mejorar y ampliar la conservación de su capital natural, y promover conjuntamente soluciones a la triple crisis planetaria del clima. cambio climático, pérdida de naturaleza y biodiversidad y contaminación y desperdicio”, dijo Jacqueline Álvarez, Directora Regional del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Esta semana, el Foro de Ministros de Medio Ambiente de la región se reunió para revisar estos desafíos, acelerar la acción y conmemorar 40 años de cooperación.

Ecosistemas

A pesar de los esfuerzos globales para cumplir con los objetivos internacionales de cobertura de áreas protegidas, la investigación muestra que la protección aún no es representativa.

América Latina y el Caribe representa el 24 % de las ecorregiones terrestres y el 19 % de las ecorregiones marinas del mundo, pero solo la mitad de los biomas de la región alcanzan o superan el 17 % de protección.

Algunos ecosistemas, como los bosques y matorrales mediterráneos o los pastizales y sabanas templados, están particularmente subrepresentados, según el Informe Planeta Protegido 2020: América Latina y el Caribe , del Centro Mundial de Monitoreo de la Conservación del PNUMA (PNUMA-WCMC), la Unión Internacional para Conservación de la Naturaleza (UICN) , RedParques y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) .

A medida que los países trabajan para cumplir con los objetivos del marco global de biodiversidad posterior a 2020, lo que significa expandir aún más sus áreas protegidas para cubrir el 30 por ciento de las superficies marinas y terrestres, el informe dice que será crucial priorizar las especies y los ecosistemas en riesgo en una diversidad de paisajes.

Conectividad

Los jaguares proporcionan una ilustración de cuán importantes son las áreas protegidas conectadas. Después de pasar dos años con su madre, un jaguar joven puede hacer un viaje de hasta 70 kilómetros para encontrar su propio territorio, cazar y reproducirse. Los investigadores han detectado hasta 26 zonas transfronterizas donde se pueden producir estos desplazamientos .

Mantener los ecosistemas conectados y protegidos es esencial para que los jaguares y otras especies prosperen. Pero aproximadamente el 33 por ciento de las áreas protegidas en la región no tienen buena conectividad, encuentra el Informe Planeta Protegido 2020 del PNUMA.

Esto significa que un tercio del área funciona como islas de conservación, situación que impide los flujos ecológicos y los intercambios que garantizan la salud de las especies. Esto podría conducir a la pérdida de poblaciones locales de especies y al posible colapso del ecosistema, advierten los autores.

Para hacer frente a este desafío en el Caribe, la Oficina Regional del PNUMA en América Latina y el Caribe actúa como la secretaría del Corredor Biológico del Caribe (CBC) , una iniciativa de Cuba, Haití, República Dominicana y, más recientemente, Puerto Rico. Bajo este esfuerzo, que comenzó en 2007, los países miembros protegen más de 200.000 km2 de ecosistemas marinos y costeros, de los cuales el 91 por ciento son de importancia para la conectividad.

“Los ecosistemas marinos y costeros del CBC son clave para las rutas migratorias y de reproducción de especies marinas amenazadas como tortugas marinas, tiburones ballena, cachalotes y tiburones oceánicos”, dice José Gerhartz, especialista técnico del CBC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *