Rusia, elección presidencial casi decidida para Putin

Rusia, elección presidencial casi decidida para Putin. En Rusia la elección presidencial está prácticamente decidida para Vladimir Putin en la cima del poder del país desde 1999.

Rusia elección Putin

Mientras los rusos votan en una elección presidencial que está prácticamente decidida, se prevé que el actual Vladimir Putin obtenga otro mandato, extendiendo su permanencia en el poder, una proyección que ha provocado protestas planificadas de las facciones de la oposición.

En medio de un telón de fondo de coerción anticipada de los votantes e informes de resultados predeterminados, la resiliencia de los movimientos de oposición de base se manifiesta en esfuerzos coordinados para desafiar la legitimidad del proceso electoral.

Putin, que ha dirigido el Estado ruso como presidente o primer ministro desde 1999, no enfrenta ningún desafío serio a su gobierno en las elecciones actuales.

La votación carece de figuras importantes de la oposición, con sólo tres candidatos compitiendo contra Putin, todos de partidos que no han expresado críticas sustanciales a su liderazgo.

Estos candidatos –Vladislav Davankov, Leonid Slutsky y Nikolai Kharitonov– han sido descritos como parte de una “oposición sistémica”, que en la práctica sigue la línea del Kremlin.

En un país donde se reprime la disidencia, los dos candidatos pacifistas, Ekaterina Duntsova y Boris Nadezhdin, que podrían haber proporcionado una apariencia de opción alternativa, fueron descalificados de las elecciones. Su descalificación pone de relieve una represión más amplia contra la oposición, con muchos activistas encarcelados, exiliados o silenciados.

Guerra

La elección se produce en medio del actual conflicto de Rusia con Ucrania, una situación que ha consolidado aún más la represión del gobierno contra la disidencia. Los informes de soldados que acompañaban a funcionarios prorrusos para recoger votos puerta a puerta en territorios ocupados de Ucrania, así como las acusaciones de votación bajo coerción, han ensombrecido la integridad del proceso electoral.

A pesar de la conclusión inevitable de una victoria de Putin, el Kremlin busca una alta participación como testimonio del apoyo popular a las políticas de Putin, incluido el esfuerzo bélico.

Encuestas

“Según datos oficiales, Putin recibió el 77,5% de los votos válidos en las elecciones presidenciales de 2018, que tuvieron una participación del 67,5%. Este año, ambas cifras podrían ser incluso mayores”, afirmó Andreas Tursa, asesor para Europa central y oriental de la consultora Teneo.

La oposición, aunque fragmentada y enfrentada a una presión inmensa, ha instado a los rusos a anular sus votos o votar por cualquiera que no sea Putin. Yulia Navalnaya, viuda del fallecido opositor Alexei Navalny, ha pedido a los rusos que emitan sus votos en masa al mediodía del último día de las elecciones como forma de protesta. Esta manifestación silenciosa es un llamado a la unidad contra lo que muchos perciben como una farsa antidemocrática.

En un mensaje de vídeo en vísperas de las elecciones, Putin apeló al sentido de patriotismo y unidad de la nación, solidificando aún más su narrativa de orgullo y fuerza nacionales. Al mismo tiempo, los medios estatales rusos han informado de incidentes perturbadores en los colegios electorales, incluido el uso de tintes de colores para estropear las urnas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *