Sucesor de Bachelet en ONU, el austríaco Volker Turk

Sucesor de Bachelet en ONU, el austríaco Volker Turk. La ONU aún no ha anunciado oficialmente quién reemplazará a Michelle Bachelet en su sección de Derechios Humanos, pero todo indica que será Volker Turk.

Volker Turk ONU Derechos Humanos

El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, buscará nombrar a su colega austriaco Volker Turk como el próximo Alto Comisionado para los Derechos Humanos, dijeron el jueves diplomáticos y grupos de derechos humanos.

Una semana después de que Michelle Bachelet renunciara al final de su mandato de cuatro años como jefa de derechos humanos, la ONU aún no ha anunciado oficialmente quién la reemplazará.

Pero múltiples fuentes dijeron que Guterres había notificado a los estados miembros de la ONU el miércoles por la noche que quiere a Turk, un veterano de la ONU que actualmente se desempeña como secretario general adjunto de política, en el desafiante papel.

El austriaco de 57 años, que ha trabajado en el sistema de la ONU durante más de tres décadas y trabajó en estrecha colaboración con Guterres cuando dirigía la agencia de la ONU para los refugiados.

Se esperaba que la Asamblea General de la ONU abordara el asunto durante una reunión más tarde el jueves o viernes, dijeron las fuentes.

“En todos los nombramientos anteriores, el candidato recomendado por el secretario general ha sido aprobado por consenso”, señaló el Servicio Internacional para los Derechos Humanos (ISHR) en un comunicado.

Turk tendrá su trabajo cortado.

China

Bachelet, expresidenta chilena, publicó un informe largamente esperado sobre abusos a los derechos humanos en la región china de Xinjiang minutos antes del final de su mandato, dejando el complicado trabajo de seguimiento a su sucesor.

El informe instó a Beijing a poner fin a las prácticas «discriminatorias» contra la comunidad uigur de Xinjiang y otras poblaciones de mayoría musulmana.

El texto detalla una serie de violaciones de derechos que incluyen tortura, trabajo forzado y detención arbitraria. Puso el sello de la ONU a muchas de las acusaciones hechas durante mucho tiempo por grupos activistas, naciones occidentales y la comunidad uigur en el exilio.

Dijo que China puede haber cometido «crímenes contra la humanidad», pero no llegó a calificar de «genocidio» el trato de Beijing a los uigures, un término utilizado desde enero de 2021 por Estados Unidos y adoptado por los parlamentos de otras naciones occidentales.

China rechazó con vehemencia tales cargos y criticó el informe de Bachelet, acusando a la ONU de convertirse en un «matón y cómplice de Estados Unidos y Occidente».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.