Uruguay apura tratado de libre comercio con China

Uruguay apura tratado de libre comercio con China. Acuerdo de libre comercio entre Uruguay y China podría sacudir el bloque comercial del Mercosur, con beneficios para el poder de Beijing.

Uruguay libre comercio China

Bajo un gobierno de coalición del centro liderado por el presidente Luis Lacalle Pou, uno podría esperar que Uruguay mantenga a China a distancia. Pero en un giro con amplias implicaciones para las relaciones económicas entre China y América Latina, está haciendo lo contrario.

El gobierno uruguayo sigue adelante con los esfuerzos para concretar un acuerdo de libre comercio con China, que ya es el principal comprador de sus exportaciones.

Un acuerdo con el pequeño país podría tener enormes implicaciones para el resto de la región. De hecho, el 8 de septiembre, el jefe de gabinete presidencial de Uruguay, Álvaro Delgado, declaró su deseo de que Uruguay se convierta en la “puerta de entrada” para la integración económica entre China y los países del MERCOSUR: Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.

El impulso de Uruguay por un acuerdo ha recibido algunas críticas dentro de la región, particularmente de su socio del MERCOSUR, Argentina. Pero si Uruguay puede rechazar con éxito las restricciones impuestas a los acuerdos comerciales bilaterales por el MERCOSUR, podría forzar un retroceso tan deseado de las políticas comerciales proteccionistas en la región.

Las economías de la región, incluida Argentina, se beneficiarían de poder cerrar sus propios acuerdos comerciales. Por supuesto, estos acuerdos probablemente conducirían a vínculos económicos y políticos más estrechos con China, que tienen sus propios riesgos geopolíticos, por ejemplo, el retroceso de los EE. UU.

Mercosur

Como otros países del MERCOSUR, Uruguay tiene fuertes ventajas comparativas en agricultura, especialmente en alimentos y materias primas. El mercado mundial de estos productos está fuertemente obstaculizado por políticas proteccionistas, que obstaculizan el comercio con China incluso cuando Nueva Zelanda y Australia, los rivales de exportación de Uruguay en el mercado chino, disfrutan de acceso preferencial.

Los exportadores uruguayos han estado ansiosos durante más de una década por negociar un acuerdo para un acceso comparable al mercado chino para sus productos, y el gobierno ha tomado nota.

El acuerdo propuesto no surgió del todo de la nada. Las visitas de estado de alto perfil y otros acuerdos en los últimos años han señalado el fortalecimiento de los lazos entre Uruguay y China.

Antecedentes

En 2011, Xi Jinping, entonces vicepresidente del gobierno de China, realizó una visita oficial a Uruguay para reunirse con el presidente José Mujica. El entonces presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, devolvió la visita en 2016, y al año siguiente se realizó en Punta del Este de Uruguay el primer gran encuentro empresarial entre China, América Latina y el Caribe.

En diciembre de 2020, Lacalle Pou obtuvo la ayuda del presidente Xi para acceder a la vacuna Sinovac de China. Las dosis comenzaron a llegar en marzo de 2021 y ayudaron a Uruguay a llevar a cabo una campaña de vacunación rápida que se compara favorablemente con otros países.

Pero incluso a medida que Uruguay se acerca a China, las reglas del MERCOSUR presentan un obstáculo para un acuerdo comercial bilateral con la segunda economía más grande del mundo. Treinta años después de su creación, el MERCOSUR funciona como un área de libre comercio imperfecta, con una proporción significativa del comercio gestionada por acuerdos sectoriales y bilaterales (por ejemplo, en el sector automotriz).

Las desviaciones de las reglas básicas son lo suficientemente extensas como para pensar en el MERCOSUR más como un acuerdo flexible que por lo que está escrito en los documentos fundacionales del bloque. Sin embargo, dos reglas relevantes siguen vigentes, aunque débiles: el Arancel Externo Común (AEC) y las restricciones a la realización de acuerdos preferenciales con terceros países, como el que Uruguay está tratando de alcanzar con China. Argentina y Brasil, las mayores economías de la alianza, han preferido no diluir la preferencia arancelaria otorgada en el acuerdo permitiendo que otros países firmen sus propios acuerdos.

Eso, a su vez, ha ayudado a que estas dos economías apliquen políticas comerciales altamente proteccionistas en las últimas décadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Caribe Mexico