Venezolanos en Chile mezclan repostería y creatividad que alegra a golosos

Venezolanos en Chile mezclan repostería y creatividad que alegra a golosos. Venezolanos Mirla, César y Simón se despidieron de Puerto Píritu para renacer en Chile gracias a habilidades en repostería.

Chile venezolanos repostería

Los venezolanos Mirla, César y Simón se despidieron de Puerto Píritu, estado Anzoátegui, para renacer en Chile gracias a sus habilidades en la elaboración de postres. Así nació Postres Happy, su propio emprendimiento de repostería creativa.

El sueño de estos tres venezolanos que vivían en Puerto Píritu, estado Anzoátegui, se acerca a ser una realidad tras casi dos años de impulsar su emprendimiento de repostería creativa.

Fue el 27 de junio de 2020 que nació Postres Happy. Mirla y César, madre e hijo, y Simón, amigo de la familia, temían sufrir el impacto de la pandemia. «Una noche nos preguntan si nos atrevíamos a hacer una torta decorada de chocolate con nutella. Dijimos que sí y nuestra sorpresa fue que luego nos encargaron dos más. A esa torta la bautizamos como Súper Nutella Happy», detalla César.

Mirla, quien nació en La Guaira, estado Vargas, se mudó tras el deslave a Píritu. Allí realizó cursos básicos de repostería y el 10 de mayo de 2019 viajó con su esposo a Buin, donde se reencontró con César y otro de sus tres hijos.

Gracias a cursos de repostería en la Municipalidad se perfeccionó en la elaboración de postres. «Comenzamos con queques que vendíamos a diario», asegura. Parra trabaja como asesora del hogar y al llegar a casa prepara los bizcochos de distintos sabores, según los pedidos que hayan.

César es abogado, con postgrado en Derecho Penal y Criminología. Poco después de arribar, a finales de 2018, fue absorbido por una liquidadora. Actualmente trabaja para un restaurant de Sushi y al concluir jornada llega a rellenar tortas, responder mensajes de pedidos nuevos y publicar las promociones.

Simón posee estudios de Ingeniería Civil. Migró en noviembre de 2018, después de la muerte de una tía muy querida. Al llegar pegó en una amasandería chilena en la que creyeron en sus conocimientos desde el primer día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *