Víctor Jara, tribunal de Chile eleva sentencia por tortura y asesinato

Víctor Jara, tribunal de Chile eleva sentencia por tortura y asesinato. Un tribunal de Chile aumentó la pena de prisión para seis ex soldados condenados en 1973 por secuestro, tortura y asesinato de Víctor Jara.

Víctor Jara tribunal Chile

Un tribunal chileno aumentó el martes la pena de prisión para seis exsoldados condenados en uno de los asesinatos más notorios de la ex dictadura militar: el secuestro, tortura y asesinato del cantante Víctor Jara, además de un funcionario del gobierno.

El Tribunal de Apelaciones dijo que los seis deberían pasar 25 años en prisión, en lugar de la sentencia de 18 años impuesta cuando fueron condenados en 2018. A un séptimo veterano se le aumentó la sentencia de cinco a ocho años.

Víctor Jara, un cantante y profesor universitario muy popular, era un ferviente partidario del presidente marxista Salvador Allende y fue detenido solo horas después de que el general Augusto Pinochet asaltara el palacio presidencial y derrocara a Allende el 11 de septiembre de 1973.

A Jara lo llevaron al entonces estadio nacional junto con otros miles de presos. Le golpearon las manos y la cabeza y le dispararon al menos 44 balas como advertencia a quienes pudieran desafiar la autoridad de Pinochet.

El caso también involucró al jefe de prisiones de Allende, Littré Quiroga. quien también fue torturado y asesinado en el estadio, aparentemente por supuestos malos tratos a un oficial que había intentado un golpe de Estado.

Fallo

La corte de apelaciones dijo que los jueces originales habían clasificado erróneamente los crímenes como menos graves de lo que eran. Dijo que el trato a las víctimas fue «una demostración de la insensatez y el odio visceral» que se suscitó contra ellas.

“Este fallo también es importante porque ahora supera definitivamente la impunidad que se mostró hacia estos crímenes durante tantos años”, dijo Nelson Caucoto, abogado de la familia de Jara.

El tribunal dijo que mientras estaba detenido, se vio a Jara «visiblemente deteriorado, física y mentalmente, con el rostro hinchado con innumerables hematomas, las manos ensangrentadas y deformadas, los dedos evidentemente estaban rotos o fracturados».

En total, dijeron los jueces, Jara tenía 56 fracturas óseas además de las 44 heridas de bala. Quiroga había recibido 23 disparos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Caribe Mexico