Wall Street Journal: «Boric busca deshacer progreso económico de Chile»

Wall Street Journal: «Boric busca deshacer progreso económico de Chile». Uno de los diarios económicos más importantes del mundo, Wall Street Journal, se refiere a los planes de Boric en Chile.

Boric Wall Street Journal

Por Axel Kaiser

“Chile será la tumba del neoliberalismo”, prometió Gabriel Boric luego de ser elegido candidato presidencial de la extrema izquierda en julio. Su victoria del 56% al 44% sobre el conservador José Antonio Kast en las elecciones del domingo le da la oportunidad de cumplir esa promesa.

La elección fue un referéndum sobre las últimas cuatro décadas de Chile. Si bien Kast respaldó los principios y las instituciones que trajeron niveles de prosperidad sin precedentes, su rival prometió un nuevo orden basado en el populismo de izquierda y las políticas de identidad.

En su primer discurso como presidente electo, Boric anunció planes para poner fin al sistema privado de pensiones de Chile. Quiere que el país vuelva a un modelo de reparto, en el que el gobierno cobraría impuestos a los trabajadores activos para pagar a los jubilados. En su versión anterior, el sistema estaba plagado de corrupción y finalmente se declaró en quiebra. De implementarse, este programa se convertiría en una carga insostenible para los contribuyentes chilenos.

También destruiría gradualmente los mercados de capitales del país, que dependen en gran medida de los ahorros individuales acumulados en los fondos de pensiones privados. Boric también planea intentar aumentar el tamaño del gobierno en casi un tercio en ocho años. Busca aumentar los ingresos fiscales en un 8% del producto interno bruto. Los economistas de todo el espectro ideológico dicen que esto destruiría el potencial de crecimiento de Chile.

Libre comercio

Boric ha cuestionado los pactos de libre comercio que han sido un pilar del éxito económico de Chile. Quiere aumentar el salario mínimo en más del 60% y reducir la semana laboral en cinco horas a 40. Además, planea aumentar los pagos de seguridad social exigidos a los empleadores en un 60%. Estas medidas podrían diezmar a las pequeñas y medianas empresas que crean el 65% de los puestos de trabajo registrados en el país.

El presidente electo, que ha apoyado abiertamente a organizaciones terroristas de izquierda como el Frente Patriótico Manuel Rodríguez y grupos terroristas que operan en el sur de Chile, ha atacado a la izquierda moderada como traidora al pueblo chileno por suscribir el “modelo neoliberal”. Boric está alineado con el Partido Comunista de Chile, que apoya las dictaduras en Cuba, Corea del Norte, Venezuela y Nicaragua.

Narrativa antimercado

La narrativa antimercado de la campaña de Boric fue difundida por los medios de comunicación y las instituciones de educación superior que están en gran parte controladas por la izquierda. Boric y los comunistas obtuvieron su mandato en parte porque la economía de Chile ha sido mediocre recientemente.

El apoyo de celebridades de Hollywood como Viggo Mortensen y Pedro Pascal, así como el respaldo de economistas de izquierda como Thomas Piketty, Joseph Stiglitz y Mariana Mazzucato, dieron impulso a la campaña de Boric. Pero su agenda económica sería desastrosa y los costos asumidos por los chilenos más pobres.

Según Boric, en las últimas décadas el pueblo chileno ha sido explotado y las élites se han beneficiado de las políticas neoliberales. La desigualdad, la pobreza y la falta de inclusión son parte del malestar que la izquierda radical pretende erradicar. Los hechos, sin embargo, muestran una historia muy diferente.

Después de que el presidente marxista Salvador Allende fuera derrocado por un golpe militar en 1973, un grupo de economistas, llamado Chicago Boys por su formación en la Universidad de Chicago, transformó la economía de Chile, convirtiéndola en un modelo para el mundo en desarrollo. Establecieron instituciones y políticas favorables al mercado, como la privatización de la seguridad social y la apertura de la economía al libre comercio.

Concertación

Una vez que se restableció la democracia en 1990, la coalición de partidos políticos de centro izquierda conocida como Concertación dedicó más recursos a los esfuerzos de los economistas. Los resultados fueron duros: la inflación crónica, que había alcanzado un máximo de más del 500% en 1973, cayó por debajo del 10% en la década de 1990 y por debajo del 5% en la década de 2000. Entre 1975 y 2015, el ingreso per cápita en Chile se cuadruplicó a $ 23,000, el más alto de América Latina.

Desde principios de la década de 1980 hasta 2014, la pobreza se redujo del 45% de la población al 8%, mientras que la esperanza de vida aumentó de 69 a 79. La clase media, según la definición del Banco Mundial, creció del 23,7% de la población en 1990 al 64,3% en 2015. y la pobreza extrema se redujo del 34,5% al ​​2,5%. Entre 1990 y 2015, los ingresos del 10% más rico crecieron un 30% en total, mientras que los ingresos del 10% más pobre aumentaron un 145%.

Algunos analistas esperan que el Congreso evite que Boric implemente su agenda radical. Pero el populismo ha sido desenfrenado incluso entre el centro izquierda y la derecha en los últimos años. No hay garantía de que esto cambie ahora que el Congreso está dividido, particularmente cuando el presidente recién elegido goza de un apoyo popular masivo.

Sin embargo, los efectos más peligrosos de la victoria de Boric pueden verse en la nueva constitución. Los resultados de las elecciones pueden envalentonar a la izquierda radical que domina la convención constitucional de Chile, que se espera concluya el próximo julio. La izquierda puede presentar un borrador más agresivamente populista de lo que hubiera sido el caso si Kast hubiera ganado. Si los chilenos aprueban dicha constitución en el plebiscito del próximo año, se sellará el destino de su país como otra nación latinoamericana fallida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.