Yo-Yo Ma en cumbre de impacto global, la hora de los creativos

2 min read

Yo-Yo Ma en cumbre de impacto global, la hora de los creativos. El maestro Yo-Yo Ma participó ayer de la Cumbre Global Impact GSG 2020, dando testimonio del nuevo tiempo en el mundo y ofreciendo pasajes de su música cautivante.

Yo-Yo Ma impacto global

A medida que la economía de impacto se acerca al punto de inflexión, este campo en ascenso trae las soluciones que el mundo necesita.

El concepto desarrollado en la Cumbre Global Impact destaca la increíble capacidad para responder, reconstruir y recuperar.

La participación del maestro Yo-Yo Ma refuerza varias ideas en danza, del presente y hacia el futuro. Este resumen de su participación resulta una visión inspiradora.

«La cultura nos conecta. Esto es algo en lo que he creído durante toda mi vida y he tenido la suerte de ver la prueba donde quiera que vaya. Ya sea que se trate de un compositor, una orquesta y una audiencia que crea comunidad a través de un gran trabajo, o una simple canción compartida por una madre y su hijo.

«La cultura es cómo creamos significado, encontramos un propósito, nos entendemos, experimentamos maravillas y construimos nuevas realidades. Eso es porque la cultura no solo contiene las artes, sino también las humanidades, las ciencias, agricultura, medicina, diseño, cocina: todas las formas que exploramos y creamos para sobrevivir
y prosperar.

«La cultura es la forma en que los seres humanos expresan la verdad, generan confianza y encuentran la empatía para servir las necesidades de cada uno». Yo-Yo Ma

El toque Bach

«La capacidad creativa de la cultura para crear conexiones y ayudarnos a imaginar y construir un mundo mejor está en todas partes. Hace dos años, intenté un experimento para explorar esto. Me puse a tocar y hacer un tour de escucha, trayendo conmigo la música de Bach, un compositor al que considero un científico artista, alguien que supo estudiar a la humanidad objetivamente pero también ser totalmente empático.

«Esa cualidad se manifiesta en su música y es la razón principal por la que la gente todavía se conecta con y a través de él, incluso personas que vivieron 300 años después de Bach y en culturas muy diferentes a la suya. Pensé que al tocar esta música para personas de todo el mundo y escucharlos sobre lo que les da sentido y propósito en la vida, podríamos iniciar una conversación mucho más amplia sobre la gran cantidad de formas en que la cultura nos conecta hoy.

«Entonces, en más de 19 meses y seis continentes, toqué 27 conciertos de las suites de Bach para violonchelo, solo, en lugares interiores y exteriores donde la audiencia fuera grande y diversa posible. Esos conciertos se convirtieron en trampolín para «días de acción», eventos diseñados principalmente por socios locales y destinados a iniciar una conversación sobre cómo las personas extraen el significado y las acciones con propósito de la cultura.

¿Qué aprendí?

«Primero, la cultura y el trabajo creativo están teniendo un impacto positivo en los problemas más serios que enfrenta nuestra sociedad. Y lo está haciendo ahora mismo. Vimos esto en todas partes. En Yakarta, colaboramos con la empresa de moda sostenible SukkhaCitta, que está reviviendo los métodos tradicionales de cultivo para tinte y la fabricación de textiles de una manera que cree puestos de trabajo, sostenga el medio ambiente y mantenga vivas las tradiciones.

«La gente está utilizando la cultura y la actividad creativa para crear puestos de trabajo, alzar la voz y generar esperanza. Sin embargo, en medio de tanto trabajo inspirador, también aprendí que hay potencial para muchas más impacto.

«La gran fortaleza de la cultura es su dimensión humana, pero eso significa que gran parte del impacto debe construirse de una persona a la vez. Hay un gran potencial para escalar»

«Para alcanzar ese potencial, este trabajo necesita más apoyo. Aunque la cultura puede producir grandes esfuerzos colectivos, se basa en nuestra experiencia individual del mundo. Aunque pueda ser poderosamente global, comienza como algo local.

«A diferencia de un programa gubernamental o de una empresa, la «economía creativa» de la cultura necesita apoyo de abajo hacia arriba para hacer conexiones más probables. Muchas de las organizaciones con las que trabajamos tuvieron mucho éxito a nivel local, pero necesitaría inversión -de capital financiero o recursos humanos o reconocimiento público- para llegar a una audiencia más amplia y eventualmente ser parte de soluciones globales».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lujandecuyo
Brazil
Caribe Mexico
GANAS DE MENDOZA
HOTELGUARANI
HOTELGUARANI