Nicaragua, la peligrosa dictadura familiar

Nicaragua, la peligrosa dictadura familiar. El nuevo Somoza de Nicaragua, Daniel Ortega, y la vicepresidenta, Rosario Murillo, planean elecciones fraudulentas que extenderá el régimen de dictadura familiar.

Nicaragua dictadura familiar

Entre 1990 y 2006, los nicaragüenses lograron algo por lo que han estado luchando desde los años del dominio colonial español: un gobierno libre, soberano, constitucional y democrático. Sin duda, esto era lo que querían en 1979, cuando se levantaron contra la dinastía Somoza.

La tragedia ha sido ver ese logro robado en 1979 por los sandinistas, y luego nuevamente robado más recientemente por la dictadura personalista de Daniel Ortega. Y el robo continuará el 7 de noviembre, día de las elecciones en Nicaragua.

La dictadura de Ortega de hoy no durará, aunque es imposible predecir su último día. En 1979 el movimiento sandinista tuvo la ventaja de reemplazar una dictadura tan odiada; inicialmente fueron populares en muchas partes del país y del mundo.

Hoy en día se entiende ampliamente que Ortega y su esposa simplemente están construyendo una dictadura familiar perpetua. No hay ideología; si no estás con ellos, estás en contra de ellos, y pagarás. En una cruel ironía de la historia para los nicaragüenses: Ortega está construyendo exactamente el tipo de dictadura familiar que construyeron los Somoza.

Rosario Murillo

Si hay alguien menos popular en Nicaragua hoy que Ortega es su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo. Ortega cumplirá 76 años cuatro días después de la jornada electoral y su salud no ha sido buena desde hace años. Él y su esposa la están estableciendo sucesora, quizás más temprano que tarde. Esto es un recordatorio de lo que derribó a Hosni Mubarak: su insistencia en que su hijo Gamal fuera posicionado como su sucesor, a pesar de la total falta de apoyo para ese resultado en el partido gobernante y el ejército.

Para garantizar el éxito en las elecciones, Ortega simplemente ha encarcelado a todos los candidatos opositores. Así, vemos que todos los candidatos presidenciales o posibles candidatos, siete hasta la fecha, han sido encarcelados por cargos ridículos: traición en varios casos, “conspiración para socavar la integridad nacional” en varios otros.

La alta comisionada de la ONU para los derechos humanos , la ex presidenta chilena Michelle Bachelet, dijo la semana pasada que “la gran mayoría de estas personas permanecen privadas de su libertad y lo han estado por hasta 90 días, estando recluidas en régimen de incomunicación, algunas en aislamiento sin ningún funcionario confirmación de su paradero por parte de las autoridades a sus familiares”.

Sergio Ramírez

Todo esto ha sido demasiado incluso para aquellos ex compañerosde Ortega que lo acompañaron durante muchos años. Se ha emitido una orden de arresto contra el novelista Sergio Ramírez, ahora de 78 años, quien en 2017 ganó el premio más prestigioso del mundo de literatura en español, el Premio Cervantes de España. Ni ese premio ni el hecho de que se desempeñara como vicepresidente de Ortega de 1985 a 1990 fue una protección para Ramírez de Ortega. Víctor Tinoco, ex embajador ante la ONU y viceministro de Relaciones Exteriores de los sandinistas, fue arrestado en junio.

El padre Ernesto Cardenal, el teólogo de la liberación que fue ministro sandinista de cultura de 1979 a 1987 y murió el año pasado a los 95 años, llamó a Ortega un «ladrón» que estaba construyendo una «dictadura familiar». Hay muchos otros ejemplos. Uno de los posibles candidatos presidenciales que ahora se encuentra recluido en régimen de incomunicación en prisión, Arturo Cruz.

Violeta Chamorro

Demasiados de ellos llegaron muy tarde, demasiado tarde para ellos y para Nicaragua, en el entendimiento de que para Ortega la ideología es una herramienta para tomar y mantener el poder, no para un movimiento, sino solo para él. Ortega aprendió en 1990, cuando perdió una elección libre ante Violeta Chamorro, que la democracia es demasiado peligrosa para su poder personal.

Desde entonces ha aprendido que otros gobiernos le darán un espacio considerable para oprimir a sus ciudadanos, algunos de ellos se quejan suavemente, otros en voz más alta, pero sin actuar. Se enteró de que la Organización de los Estados Americanos y la Carta Democrática Interamericana no lo iban a detener si era lo suficientemente despiadado. Comprendió que los demócratas y los gobiernos democráticos en este hemisferio y en Europa tardan demasiado en organizarse, y para entonces se puede robar el poder.

Democracia inexistente

Entonces la lucha de Nicaragua continúa. ¿Qué pueden hacer los forasteros? Quienes deseen apoyar la democracia en Nicaragua deberían utilizar todos los foros internacionales para exponer los hechos, pero eso no es suficiente. También deberían imponer sanciones contra todo individuo que utilice su poder para apoyar al régimen: generales, empresarios, banqueros, políticos. Estas sanciones personales, como las sanciones financieras y las prohibiciones de viajar, marcarían la diferencia y se necesitan más. Europa ha impuesto sanciones y una prohibición de viajar a Murillo y otras 13 personas, y eso no es suficiente.

El pueblo de Nicaragua merece más solidaridad de los latinoamericanos, de Europa y de Estados Unidos. En los Estados Unidos, existe un sólido esquema regulatorio y legislativo (incluidas las sanciones de Global Magnitsky), y varias figuras clave del régimen —el corrupto hijo de Ortega y Murillo, Juan Carlos, y la Policía Nacional y sus altos funcionarios— fueron sancionadas en la administración anterior. Pero Ortega ha tomado medidas enérgicas este año, las elecciones de noviembre son una farsa obvia y la reacción estadounidense y mundial ha sido insuficiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Caribe Mexico